Una mexicana en la Guerra Civil española

La autora, Ana Brenner en 1926, fotografiada por Tina Modotti. (Renacimiento)

 

La Guerra Civil española atrajo a corresponsales de todo el mundo. Paul Preston estudió a algunos de los más importantes, como George Steer o Jay Allen, en Idealistas bajo las balas (Debate, 2007). Pero muy pocos conocíamos a una periodista tan insólita como la mexicana Anita Brenner (1905-1974), que fue más célebre por sus facetas de antropóloga o de crítica de arte. 

Republicanos en la Guerra Civil española

 

Brenner escribía en inglés para el público norteamericano. Su visión, siempre apasionada, no se limitaba a la superficie de los hechos. Era una reportera culta, con abundantes lecturas sobre la historia de España, que trataba de situar los acontecimientos dentro de una perspectiva amplia. Tenía en cuenta, además, la extensa variedad de actores sociales inmersos en las luchas de la época, antes y después del estallido del conflicto de 1936.

 

Cómo armar el rompecabezas

Tres son las principales cuestiones que la autora detectó:

  • El intento de los republicanos por construir una democracia liberal,
  • Las aspiraciones revolucionarias de los grupos obreristas
  • La lucha de los nacionalistas periféricos contra el centralismo.

 

De este modo, retrata a un país que se empeña en modernizarse y sobre el que planea, mucho antes del 18 de julio, la amarga sombra de una contienda fratricida. “La perspectiva en España es, pues, la de una larga, sangrienta y violenta guerra civil”, escribió en 1934. Por desgracia, en esto acertó de lleno.

Por otra parte, sus artículos dieron fe de su evolución política, en un proceso de acelerada radicalización.

La que en un principio admiraba el reformismo burgués de Azaña, acabó como admiradora del trotskismo. No en vano, Brenner tuvo un papel esencial para ayudar a que Trotski se estableciera en México.

Lo que siempre rechazó fue el comunismo de obediencia soviética y sus principios dictatoriales.