Momochtli, para mexicanas, las palomitas de maíz

Una antigua leyenda:

 

Hubo un tiempo en que Chaak, el Señor de la Lluvia, se encontraba muy triste porque los campos estaban muy secos y daban cosechas muy escasas. Había que quemar la tierra para que volvieran a ser fértil. Así se hizo. Los pájaros volaban alrededor de la inmensa hoguera que se formó, con el fin de salvar las semillas de algunas plantas que no debían quemarse. Entonces, el pájaro Dziú, valientemente, se arrojó a rescatar los granos del preciado maíz. Al hacerlo, sus alas se quemaron y se volvieron grises, y sus ojos cambiaron a rojos. El humo de la hoguera le impedía ver. Pero él, sin importarle el peligro, tomó un puñado de maíz que se colocó en el pico; pero en su prisa las semillas se le cayeron del pico y fueron a dar a unas brasas. Al calor, los granos fueron explotando uno a uno, mientras emitían un olor muy especial. Toth, la Paloma, acérrima enemiga de Dziú, llevaba en el pico una semilla de tomate, y al ver los maíces blancos y redondos, bajó hacia donde se encontraban con el fin de rescatarlos, y exclamó: -¡Ah Mun, el Dios del Maíz y Huehuetéotl, el Dios del Fuego, se encuentran aquí con nosotros!. Tomó en su pico el único maíz reventón que se salvó del fuego gracias a ella.

Chaak premió a Dziú por ser tan valiente en su hazaña; pero se olvidó de Toh, quien envidiosa y soberbia, emprendió el vuelo muy enfadada. Un día, Dziú decidió buscar a Toh; encontró su nido y en el fondo vio la hermosa y sabrosa roseta de maíz que el pájaro había salvado de quemarse. Así pues, debemos a Toh el tener momochtli, nuestras sabrosas “palomitas de maíz”. Debemos agregar que todos los humanos aprendieron a hacerlas desde entonces.

Nuestros maíces

 

Descubre los maíces con los cuales puedes hacer esta botana de origen prehispánico.

Mucho antes de comer tortillas, tamales o cualquier antojito a base de maíz, nuestros antepasados probaron palomitas de maíz. México tiene una larga historia con la tradición de comerlas, ya que se ha documentado que nuestros antepasados ya las disfrutaban hace más de cuatro mil años.

De las 59 especies de maíz que se cultivan en el país, únicamente con siete de ellas se pueden elaborar palomitas. Aquí te contamos cuáles son:

Chapalote

 

Es un maíz de color café que se produce principalmente en los estados de Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora. Hasta la fecha se sigue cultivando para preparar un rico pinole a base de palomitas molidas hasta obtener una harina muy fina. Te recomendamos probarlo como desayuno disuelto en leche o agua.

Palomero Toluqueño

 

Como su nombre lo indica, es un maíz que se produce principalmente en el Estado de México y en las partes altas de Ciudad de México y Morelos. Comunidades indígenas mazahuas y otomíes han conservado el uso de las palomitas para elaborar guirnaldas, estrellas y otras figuras que son empleadas como ofrendas en sus ceremonias religiosas. Este maíz se utiliza también para preparar excelentes tortillas, tamales y atoles.

Arrocillo

 

Se cultiva en las partes altas de los estados de Puebla y Tlaxcala. Sus granos son delgados y finos, los cuales recuerdan por su forma a los granos de arroz, razón por la cual recibe el nombre de maíz arrocillo. En los últimos años varios productores de San Juan Ixtenco, Tlaxcala, están trabajando para recuperarlo.

Maíz Nal-Tel

 

Este maíz se cultiva en los estados que componen la Península de Yucatán. Es muy pequeñito, pero con un gran atractivo visual. Se considera uno de los maíces palomeros más antiguos y se sigue utilizando para preparar pozol, tortillas y otros alimentos tradicionales mayas.

Reventador

 

Puede encontrarse en una gama de colores que van del blanco, amarillo, hasta tonalidades rosa, rojo y negro. Son los maíces con los cuales se elaboraban las palomitas de maíz en el Occidente de nuestro país. Se sigue sembrando en Colima, Jalisco, Michoacán, Nayarit y Sinaloa.

Palomero de Chihuahua

 

Es un maíz que ha sido conservado por el pueblo rarámuri en la Sierra Tarahumara. Se acostumbra reventarlo en una olla de barro con arena para obtener las palomitas de maíz, las cuales se muelen para preparar esquiate, que es el nombre antiguo que se le daba al maíz tostado y, por lo tanto, a las palomitas de maíz.

Palomero de Jalisco

 

Lamentablemente éste es un maíz del cual ya no se ha encontrado registro en los últimos años. Se cultivaba en las partes altas del estado de Jalisco y recibía localmente el nombre de rosquero.

La fundación de la Tortilla, está intentando rescatar las palomitas hechas de maíz mexicano e invita al público en general a sembrar, comprar y difundir nuestras verdaderas palomitas de maíz.