El prodigio de las matemáticas que se convirtió en colaborador soviético

Ted Hall

 

Theodore Hall, nombre original Theodore Alvin Herzberg, (nacido el 20 de octubre de 1925 en Far Rockaway, Queens, Nueva York, EE. UU.—fallecido el 1 de noviembre de 1999 en Cambridge, Inglaterra), físico y espía nacido en Estados Unidos que trabajó durante la Segunda Guerra Mundial en el Proyecto Manhattan para construir la primera bomba atómica y también entregó detalles sobre su diseño a la Unión Soviética.

Un joven extremadamente precoz, Hall se graduó de la escuela secundaria en Queens a la edad de 14 años. Se vio profundamente afectado por el ascenso del fascismo en Europa y por las simpatías socialistas de muchos miembros de la comunidad judía inmigrante de Nueva York. Cuando aún era un adolescente, se unió a su hermano mayor para cambiar su apellido de Holtzberg a Hall en un esfuerzo por escapar de los prejuicios antisemitas en el mundo profesional. Aunque aprobó el examen de ingreso a la Universidad de Columbia en Manhattan, estudió en Queens College y luego se transfirió a la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, donde finalmente se graduó con una licenciatura en física. a la edad de 18 años. Siguiendo la recomendación de un profesor universitario, en enero de 1944 se reportó a Los Álamos, Nuevo México, donde se convirtió en la persona más joven en trabajar en el Proyecto Manhattan.

El equipo de Hall diseñó un dispositivo de implosión que iniciaría la explosión del núcleo de plutonio de la bomba atómica. El diseño se probó con éxito en la primera explosión de un dispositivo atómico, cuyo nombre en código fue “Trinity”, en Alamogordo, Nuevo México, el 16 de julio de 1945. En ese momento Hall se había puesto en contacto Saville Sax, un compañero de cuarto de la universidad que tenía conexiones en la política de izquierda. Los dos concertaron una reunión con un agente de la inteligencia soviética en la ciudad de Nueva York, donde Hall entregó detalles sobre la organización del trabajo en Los Álamos. En entregas posteriores, con la mediación de Sax o de un agente soviético, Hall entregó detalles técnicos que contribuyeron directamente a la primera creación de la bomba atómica de la Unión Soviética, que fue probada en 1949.

Después de la guerra, Hall dejó Los Álamos y se mudó a Chicago, donde obtuvo un doctorado en física en la Universidad de Chicago y trabajó en un laboratorio de biofísica. Mantuvo contacto intermitente con agentes soviéticos durante varios años más, aunque no se sabe qué otra información, si es que hubo alguna, les transmitió. En 1951, él y Sax fueron interrogados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que había recibido descifrados de comunicados transmitidos por los soviéticos durante la guerra que incriminaban a los dos. Sin embargo, nunca se presentaron cargos contra ellos, posiblemente porque los comunicados no fueron suficientes para respaldar el enjuiciamiento o posiblemente porque las autoridades no quisieron revelar el alcance de sus esfuerzos de descifrado.

Después de su interrogatorio y la condena ese mismo año de Julius y Ethel Rosenberg, Hall rompió conexiones con grupos políticos de izquierda y él y su familia se mudaron a la ciudad de Nueva York. Allí, Hall trabajó en el Instituto Sloan-Kettering para la Investigación del Cáncer hasta 1962, cuando aceptó una invitación para realizar investigaciones biológicas en el Laboratorio Cavendish de la Universidad de Cambridge, Inglaterra. Trabajó en aplicaciones de microscopía electrónica hasta que se jubiló en 1984. En la década de 1990, el gobierno de EE. UU. desclasificó partes de su programa de descifrado de posguerra y se conoció el espionaje de Hall durante la guerra. Hall nunca describió sus acciones en detalle, insistiendo por el resto de su vida en que había actuado por idealismo juvenil para evitar que Estados Unidos tuviera el monopolio de las armas nucleares.