Castillo Pfalzgrafenstein, o Burg Pfalzgrafenstein, en Alemania

Pfalzgrafenstein es el ancla eternamente a flote en el Rin

 

El gran novelista Victor Hugo describió a Pfalzgrafenstein, también conocido como Burg Pfalzgrafenstein, el castillo de Pfalzgrafenstein o simplemente The Pfalz, como "un barco de piedra, eternamente a flote sobre el Rin, y eternamente anclado ante la ciudad de Pfalzgrafen".

Pfalzgrafenstein era un castillo de peaje, lo que significa que cobraba tarifas a cualquiera que pasara por la región hacia la ciudad fortificada de Kaub o hacia el castillo Burg Gutenfels.

Acerca de Pfalzgrafenstein y su historia

Esta antigua caseta de peaje tuvo sus inicios en 1326, cuando Luis el Bávaro erigió la torre en forma de pentágono. Más tarde se añadió una muralla defensiva para darle al edificio una sensación más fortificada.

En 1477, Burg Pfalzgrafenstein cayó en manos del conde de Katzenelnbogen. Durante su gobierno, el castillo realmente comenzó a convertirse en la fortaleza feroz por la que se recuerda hoy.

Entre 1607 y 1755, también se agregaron los baluartes de armas, las torretas y la tapa de la torre de estilo barroco característico.

Con su ubicación estratégica "eternamente a flote sobre el Rin", Pfalzgrafenstein se convirtió en una fuerza a tener en cuenta. Detuvo cualquier barco que cruzara los ríos en este punto con una enorme cadena de hierro que se extendía por el agua, lista para ser tirada en cualquier momento, si el barco no estaba dispuesto a pagar el peaje. Los marineros reacios también se mantuvieron en el calabozo del castillo hasta que se pagó su cuenta.

No debería sorprendernos que esta feroz fortaleza nunca haya sido conquistada o destruida por ejércitos merodeadores, o incluso por las fuerzas de la naturaleza. Los peajes continuaron hasta que los prusianos tomaron el control del país en 1866.

Durante los siguientes cien años, tuvo el propósito más benévolo de actuar como una estación de señales para el tráfico de barcos en el Rin.

En 1946, Pfalzgrafenstein estaba nuevamente en manos del Estado. Fue convertido en museo y restaurado a su gloria anterior.

Aspectos destacados y características de Pfalzgrafenstein

MUSEO

El museo de Pfalz ofrece a sus visitantes una fascinante visión general de la vida en el siglo XIV. Y con tanta atención a los detalles, los huéspedes deben ser advertidos: ¡no hay baños ni electricidad dentro de la torre!

Aparte de eso, los invitados seguirán disfrutando de la experiencia mientras examinan las diversas exhibiciones.

 

TORRE VIEJA

Este es el sitio de una de las leyendas más perdurables de Burg Pfalzgrafenstein. El conde Konrad era un gran amigo del emperador Barbarroja e igualmente desdeñoso con el rival del emperador, su primo, el duque Enrique el León de Brunswick. El Conde Konrad tenía grandes esperanzas en que su hija, su única hija, hiciera un matrimonio ventajoso, ya que su esposo se convertiría en el heredero real de su propia fortuna.

Desafortunadamente para el conde, su hija Agnes estaba mucho más interesada en el amor que en los títulos. Peor aún, estaba enamorada del hijo del duque Enrique, el enemigo declarado de su padre y del Emperador.

La esposa del Conde se puso del lado de su hija enamorada, por lo que Konrad los encerró a ambos en la torre de Pfalzgrafenstein. Sin embargo, el joven Henry era un amante decidido y encontró un barquero que lo llevara a la isla donde se reunió con Agnes. Con la bendición de su madre, unas noches después, los dos se casaron en secreto.

Después de muchos meses, el Conde fue convocado a la isla. Pronto conoció no solo a su nuevo yerno, sino también a su nieto. Konrad esperaba lo peor cuando le contó a Barbarroja la noticia. Sin embargo, el emperador estaba encantado de que Agnes y Enrique hubieran reunido a las familias en guerra y se convirtieran en el padrino del niño.

Los visitantes de la torre aún pueden ver dónde estuvo la cuna del bebé.