Castillo Cátaro de Quéribus

Castillo Cátaro de Quéribus

 

A 39 kilómetros de Perpiñán, se encuentra uno de los castillos más representativos de las rutas cátaras, puesto que, en una formidable cima de montaña, podemos contemplar la imponente figura del castillo de Quéribus, inexpugnable por ser la continuación de la montaña en que fue construido, siendo de los más bellos castillos cátaros.

Aun así al castillo de Quéribus se accede por una carretera casi al pie del mismo, donde podemos ver, el castillo de Quéribus, a unos 800 metros sobre el nivel del mar, cuya construcción es de 250 metros de largo, ocupando todo el espacio de este impresionante pico, próximo a Cucugnam y Maury a 3 kilómetros de distancia solamente.

La ventaja del castillo de Quéribus fue importante para los cátaros, por lo escarpado del sitio a defender, además de su recia construcción que aún puede contemplarse, impresionantes muros de Quéribus. que aprovechando las rocas que lo rodean, era muy difícil su asalto.

Es destacable en el castillo de Quéribus, la sala gótica restaurada en el siglo XV, donde probablemente se situó la capilla de San Luis, utilizada por los cátaros. En Quéribus se puede ver aun la Sala del Pilar, por su gruesa columna lisa de cuyo capitel surgen los nervios de crucería gótica que se cruzaban en el techo.

En el castillo de Quéribus y en su torre se admiran las ventanas originales que le dan un aire primitivo, sobre una aspillera por donde lanzaban sus dardos los arqueros, pueden verse aun sus varias escaleras de piedra, la chimenea donde encendían el fuego en los días de invierno, así como su gran patio.

No obstante, la inexpugnabilidad del castillo de Quéribus, se entregó a los cruzados, sin apenas resistencia, al senescal de Carcasona, hecho aún inexplicable, donde los historiadores no se ponen de acuerdo.

Una vez los visitantes hayan alcanzado el castillo de Quéribus con la magnífica vista panorámica, que se presenta ante sus ojos, de lo que forma parte la región cátara.

En efecto desde la imponente altura del castillo de Quéribus a su amplitud y belleza, el Rosellón, Albeses, el Canigó, el Puigmal, y aun la vista puede extenderse más en la lejanía, al contemplar el mar Mediterráneo, en el fondo de este conjunto de paisajes.