Castillo en la Hacienda de Chautla en Puebla

 

El 17 de noviembre de 1777 esta Hacienda se convierte en parte del marquesado de «Selva Nevada», concedido por el Rey Carlos III al Sr. Manuel Rodríguez de Pinillos y López Montere. En ese tiempo, la Hacienda incluía terrenos y ranchos en los Estados de Puebla y Tlaxcala. Años más tarde pasa a manos de la Marquesa Soledad Gutiérrez de Rivero Martínez y Pinillos quien, en su segundo matrimonio, se une al inglés Don Tomás Gillow. Al fallecer la marquesa, Don Tomás contrae nupcias con la hija y heredera de su difunta esposa, la Srita. Mara y Zavalza y Gutiérrez.

De esta unión nace Don Eulogio Gregorio Gillow y Zavalza, a quien años más tarde se le nombrará Monseñor y llamado al servicio de la corte pontificia con carácter de camarero secreto supernumerario de su Santidad Pio IX, al tiempo que su padre convertía la Hacienda en una de las de mayor esplendor de su época.

 

Al morir Don Tomás, la Hacienda pasó a manos de su hijo Monseñor Eulogio Gillow que fomenta mejoras en la comunicación ferroviaria e introduce la energía eléctrica en la hacienda. A fin de establecer una escuela agrícola, en 1898 Monseñor Gillow construye un Castillo estilo inglés junto a los lagos para que sirviera como casa para el magisterio. Hacia el año de 1903 construye la primera planta hidroeléctrica de Latinoamérica, con la represa del Río Atoyac.

El 29 de agosto de 1914 el territorio de la hacienda de San Antonio Chautla es expropiado y se procede a la repartición de 6,000 hectáreas: la hacienda, el castillo y la capilla son desvalijadas. En 1922, el Presidente Álvaro Obregón le devuelve solo 150 Has. a Monseñor Gillow, quién muere el 15 de Julio de 1922 en Putla, Oaxaca a los 82 años. La hacienda la hereda su Sobrino Ignacio Kasuski que la vende a la Secretaría de la Defensa. En 1938 la adquiere la Fam. Merino Fernández y construyen la FUENTE DE LAS TRES TERESAS y la COCINA DE TALAVERA POBLANA. En 1968 la hacienda es comprada por Don Luis Ocejo Mirón, quien la mantiene como casa de descanso.

Al morir Don Tomás, la Hacienda pasó a manos de su hijo Monseñor Eulogio Gillow que fomenta mejoras en la comunicación ferroviaria e introduce la energía eléctrica en la hacienda. A fin de establecer una escuela agrícola, en 1898 Monseñor Gillow construye un Castillo estilo inglés junto a los lagos para que sirviera como casa para el magisterio. Hacia el año de 1903 construye la primera planta hidroeléctrica de Latinoamérica, con la represa del Río Atoyac.

El 29 de agosto de 1914 el territorio de la hacienda de San Antonio Chautla es expropiado y se procede a la repartición de 6,000 hectáreas: la hacienda, el castillo y la capilla son desvalijadas. En 1922, el Presidente Álvaro Obregón le devuelve solo 150 Has. a Monseñor Gillow, quién muere el 15 de Julio de 1922 en Putla, Oaxaca a los 82 años. La hacienda la hereda su Sobrino Ignacio Kasuski que la vende a la Secretaría de la Defensa. En 1938 la adquiere la Fam. Merino Fernández y construyen la FUENTE DE LAS TRES TERESAS y la COCINA DE TALAVERA POBLANA. En 1968 la hacienda es comprada por Don Luis Ocejo Mirón, quien la mantiene como casa de descanso.

 

Actualmente la Ex Hacienda funciona como atractivo turístico donde se puede pasar un día al aire libre en un escenario de película, en un espacio con amplios jardines de estilo inglés, senderos boscosos, una capilla, un museo y una cocina de talavera poblana, donde por momentos parece que se puede viajar en el tiempo y ver cómo funcionaba este feudo que tenía su propia cárcel y que contó con la primera planta eléctrica del continente americano.

Son 60 hectáreas donde encontrarás un mix de historia, arquitectura, leyendas y un entorno verde increíble para pasar el día en familia o con amigos.