Castillo de Dougkas, en Aguascalientes

 

En la capital de Aguascalientes hay un castillo de estilo escocés. Existen varias historias sobre su origen, pero la más aceptada, debido a las iniciales escritas en el escudo de la entrada, es que lo mandó a construir Edmundo Javier Ortega Douglas en 1923 como prueba de amor para Carmen Llaguno, quien fue su esposa hasta la muerte.

Edmundo Ortega fue nieto de John Douglas, un inglés que se estableció en esa entidad mexicana a finales del siglo XIX. Fundó la fábrica de harinas La Perla y sistema de tranvías. El Castillo Douglas, como se conoce popularmente, cambió de dueño en 1969 cuando la pareja ya había fallecido, heredado por uno de sus hijos. En los años posteriores funcionó como taller mecánico y después restaurante. Actualmente el castillo está en restauración y solo se puede conocer por fuera.