Los Quesos Canadienses

Los Quesos Canadienses

 

Los quesos canadienses se elaboraban casi en su totalidad en granja hasta 1864, cuando un estadounidense, Harvey Farrington, comenzó a comprar leche canadiense en las cantidades comerciales necesarias para la elaboración de queso industrial. La primera fábrica comercial "The Pioneer" se estableció en Norwich, Ontario, en 1864.

Después de un brote de mosquito del trigo en Canadá a mediados del siglo XIX, los granjeros de la provincia de Ontario comenzaron a dedicarse a la producción lechera en grandes cantidades, y el queso cheddar era su principal producto exportable (antes de que se inventara la refrigeración eléctrica), e incluso se exportaba de nuevo, al país de origen del queso, Inglaterra.

En un año, 1867, el año de la Confederación Canadiense, solo en Ontario se establecieron 200 fábricas de queso. [2] En 1881, Édouard-André Barnard creó la primera escuela de elaboración de queso de América del Norte en Saint-Denis-De La Bouteillerie, Québec. Una escuela de productos lácteos (la primera de Canadá) se abrió en 1892 en Saint-Hyacinthe, Québec, y en 1901 produjo versiones canadienses experimentales de Camembert y Feta. A principios del siglo XX, había 1,242 fábricas de queso cheddar en Ontario, y el queso cheddar se había convertido en la segunda exportación más grande de Canadá después de la madera. Las exportaciones de queso cheddar totalizaron 234,000,000 libras (106,000,000 kg) en 1904, pero en 2012, Canadá era un importador neto de queso, y un producto elaborado a base de queso "Kraft Dinner", macarrones con queso, se había convertido en el producto comestible más popular de Canadá y de facto el plato nacional. James Lewis Kraft creció en una granja lechera en Ontario, antes de mudarse a Chicago. Aunque no podemos atribuir totalmente el declive de la artesanía del queso en Canadá a los pies de James Lewis Kraft, sí se correspondió con el surgimiento del imperio del queso procesado de Kraft".