Queso Brie: un bocado cremoso con sabor a Francia

Queso Brie el Rey de los quesos franceses

 

Este queso de pasta blanda y corteza ligeramente enmohecida está elaborado con leche cruda de vaca. Su fama se remonta a 1814 cuando se consagró como el rey de los quesos franceses. Su Denominación de Origen Protegida vendría después, en 1980.

El queso Brie tiene una pasta untuosa y flexible, perfecta para ser untada y un sabor suave y cremoso.

¿Cómo se hace el queso Brie?

El queso Brie es conocido como el rey de los quesos franceses, es el más famoso y por lo tanto uno de los más imitados. Sin embargo, los Brie de Meaux y de Melun son los únicos que cuentan con Denominación de Origen Protegida (DOP) y Denominación de Origen Controlada (DOC).

cómo se hace queso Brie

De la vaca al molde

El origen y proceso de producción hacen al queso Brie inigualable, se producen en la región de Meaux con leche cruda de vacas de la zona. Para hacer una rueda de 3 kilos se utilizan aproximadamente 25 litros de leche, a la cual se le agrega un cuajo natural para que fermente durante 16 horas a una temperatura de 37º C.

La cuajada resultante es cortada a mano con la ayuda de la pelle Brie o pala de Brie. A continuación, se realiza el moldeado a mano, la habitación en dónde se lleva a cabo debe tener una temperatura de 33º C durante 4 horas, después bajar a 24º por 6 horas y finalizar en 19º. Posteriormente se deja escurrir en esteras de caña hasta 18 horas.

Salado y maduración

Es en esta etapa el queso Brie es regado con el hongo Penicillium Camemberti, el cual formará la corteza blanca característica del queso, aportando sabor y textura. De aquí, el queso pasa al salado, y se sala 2 veces cada 12 horas durante 2 días.

Finalmente llega la maduración, el maestro afinador es el encargado de llevar el queso Brie a su objetivo final y cumplir todas las características requeridas; se encarga de voltear el queso diariamente y mantenerlo en constante vigilancia durante las 8 semanas que se encontrará madurando. La temperatura debe ser de 12º C los primeros 7 días y después bajar a 7º.

Ahora que sabes cómo se produce el rey de los quesos franceses puedes disfrutarlo comprando productos de calidad, que cumplan con todo el proceso y cuenten con su sello de DOP y DOC, asegurando su procedencia.


Especificaciones

Tipo: Suave, artesanal

Hecho: Leche de vaca sin pasteurizar

% de grasa: 45- 60%

Características

Puedes encontrarlo en grandes discos que varían de 900 gr a 3.2 kg.

Vista

Su corteza es blanca con manchas beige a amarillo profundo y tiene una pequeña capa gris bajo la corteza. El color de la pasta es paja brillante y se oscurece conforme el queso madura.

Tacto

La corteza es firme, mientras que el interior es más suave y flexible. A medida que madura se va secando y obtiene una textura más quebradiza.

Olfato

Predominan los aromas de granja y a almendras tostadas. Conforme el queso madura y evoluciona, tiende a adquirir un ligero aroma a amoniaco.

Gusto

Tiene un sabor a mantequilla, con un toque salado. Es suave, medianamente afrutado y con notas de nueces y almendras tostadas.

Cómo cortarlo

Debido a su gran tamaño, lo común es encontrar el brie en cortes triangulares, en forma de cuña. A la hora de cortarlo, para asegurarte de que cada porción tenga un poco de corteza, el corte deberá ser como sigue:

  • Primero la punta
  • Después un corte en diagonal
  • Y luego uno en perpendicular hasta el final de la corteza

Cómo guardarlo

 

Se debe guardar en un espacio oscuro, fresco y aireado. El compartimento de vegetales del refrigerador puede funcionar perfectamente como una bodega de queso, debido a que es el lugar más húmedo y menos frío (entre 3.9°C y 7.7°C). De ser posible, guárdalo en su caja de madera. También puedes utilizar bolsas resellables para almacenarlo.

Qué cocinar

Su textura es blanda y cremosa, tiene un sabor suave y un rico aroma, que hacen de este queso un verdadero deleite. El Brie va muy bien con peras, pues ayudan a exaltar el sabor del queso, pero también se puede disfrutar solo con pan y galletas. Es perfecto para derretir en un omelette. También puedes ponerlo en una ensalada o probarlo en formas más dulces (como en postres variados).

Maridaje

Combina bien con vinos tintos ligeros y afrutados, también puedes probarlo con vinos blancos frescos. El Brie se lleva bien con cervezas robustas y destilados como el mezcal y tequila mexicanos, el Bolegancho o los whiskies.