Michigan y el secreto del origen de los Aztecas

 Posted by Phillibert Gamington in Civilizaciones Perdidas

El origen de la palabra Michigan

Hace algunos años se encontraba el autor en una reunión con unos viejos amigos, y entre muchos de los temas que surgieron, uno en particular le dejo una enorme inquietud.

“Sabían que en lago de Michigan es en realidad el lago de Michoacán, solo que los gringos jamás pudieron pronunciarlo bien”.

Jamás lo había pensado, pero la similitud entre las palabras “Michigan” y “Michoacán” es demasiada coincidencia. Al seguir investigando encontré que la afirmación de aquel amigo era incorrecta, los anglo-sajones no eran los culpables, es más, el mencionado “error de pronunciación” no existe, todo lo contrario, ambas palabras son reales y tienen sus orígenes en lenguas bastante antiguas.

Imagen 1. Ubicación del Lago de Michigan

Si revisamos la etimología de cada una, podemos ver que “Michigan” proviene del Ojibwe o Chippewa (pueblo nativo de norte-américa) y significa “Gran Agua” o “Gran Lago”, mientras que “Michoacán” proviene del náhuatl y significa “Lugar del Pescador”. Si bien los significados pueden estar vinculados, la razón de esto puede encontrarse en el contexto geográfico, ya que “Michigan” es un lago y “Michoacán” corresponde a una región de México con una gran cantidad de lagos, así que es más que lógico que los distintos pueblos concuerden en la definición.

Lo curioso de la similitud de las palabras se torna aún más extraño, en especial porque el Ojibwe o Chippewa forma parte a la familia de lenguas denominada Algonquinas, que corresponde a la región de la Costa Este y Norte de EE. UU., y una buena parte de Canadá, mientras que el náhuatl pertenece a la familia de lenguas Uto-Aztecas, las cuales se concentran en la Costa Oeste, Centro y Sur de USA, así como México y parte de Centro América. Esto quiere decir que aun cuando ambas lenguas son prominentes en la región de América del Norte mantenían estructuras gramaticales diferentes, pero a pesar de todo, existe algo que las conecta.

Imagen 2. Gráfica que muestra la influencia de las diferentes Lenguas utilizadas en América del Norte.

Estudiando más sobre los orígenes de las lenguas Algonquinas y Uto-Aztecas encontré que hace aproximadamente 5,000 mil años existían las lenguas “Proto-Uto-Aztecas”, las cuales posteriormente darían origen a las lenguas Uto-Aztecas y según los expertos ubican su origen en las regiones de Arizona, Nuevo México, Sonora y el norte de Chihuahua. Mientras que las lenguas “Proto-Algonquinas” surgieron aproximadamente hace 3,000 mil años y corresponden a las regiones de la Costa Noreste de Estados Unidos y una buena parte del territorio de Canadá.

Imagen 3. Región de las lenguas Proto-Uto-Aztecas

Imagen 4. Región de las lenguas Proto-Algonquinas

Es muy posible que la palabra “Michoacán” haya surgido primero, debido a que las lenguas “Proto-Uto-Aztecas” surgieron mucho antes que las lenguas “Proto-Algonquinas”. Sin embargo, la posición geográfica de Michigan no corresponde a las regiones Proto-Uto-Aztecas y Uto-Aztecas, al contrario, es una zona que corresponde a las regiones controladas por los pueblos Proto-algonquianos y algonquinas. Estoy seguro que sería imposible concluir cual palabra fue primero, así que una vez más el autor se encontró con el problema de una separación innegable, pero al mismo tiempo persiste un vínculo.

Una respuesta sensata a la similitud existente entre las palabras “Michoacán” y “Michigan” bien podría ser una simple y pura coincidencia, es muy posible que nada tengan que ver y sencillamente son palabras que lograron una semejanza por reglas de la casualidad. Pero a pesar de lo lógico y coherente de esta posibilidad, el autor estaba seguro que existía algo más, una pieza oculta que resolvería este rompecabezas… y para su fortuna, aparentemente dió con dicha pieza.

Continuando con su investigación sobre las lenguas Algonquinas (decidió centrarse en estas debido a la posición geográfica de Michigan) encontró que de entre todos los pueblos que pertenecieron a esta categoría, uno en particular sobresalía, que es conocido popularmente como la “Tribu Delaware” pero cuyo verdadero nombre son los “Lenape“. Este pueblo tiene una larga historia (mucho más de lo que uno encuentra en Wikipedia).

El Pueblo Original y el Registro Rojo

Los Lenape también son llamados “Lenni Lenape” que significa “Pueblo Original”. Este pueblo era muy conocido y respetado por los demás pueblos y tribus de la región de América del Norte, inclusive su importancia es tal, que a los Lenape también se les llama Algonquianos.

Los orígenes y trayectoria de los Lenape es bien conocida, ya que a diferencia de los muchos otros pueblos, los Lenape llevaban un registro de toda su historia, este registro es conocido como el “Wallum Olam” o comúnmente nombrado como “el Registro Rojo“. El Wallum Olan es contado como una canción épica y contiene imágenes y palabras que narran su historia. Estos registros son extraordinarios y datan de fechas muy antiguas, comienzan con una migración a razón de una gran inundación (un suceso recurrente en las mitologías más antiguas de la humanidad), posteriormente narra la travesía desde Asia a Norte América y los encuentros con los habitantes de dicha región. Posteriormente narra los sucesos de su viaje épico al sur y al este de Estados Unidos, menciona sobre las sequías, las guerras y finalmente su llegada al valle de Delaware. Los registros concluyen con la descripción de la llegada de barcos europeos al río Delaware al rededor del 1620.

Imagen 5. Fotografía de un fragmento del Wallum Olam

De entre los muchos sucesos registrados en el “Wallum Olam” hay una parte en la que se narra el encuentro de los Lenni Lenape con los Talega, un pueblo perteneciente a la Cultura Hopewell, también conocidos como los “Mound Builders” o “Constructores de Montículos”. Quienes fueron una cultura prominente en las regiones del Mississippi y cuyas ruinas se destacan por poseer una de las pirámides más grandes del mundo.

Imagen 6. La región de la Cultura Hopewell

Según los registros en el Wallum Olam, los Lenape llegaron a las fueras de Cahokia, la ciudad capital de los Talega y la que sería el centro más importante de la civilización Hopewell (Los Constructores de Montículos). Muchos dicen que durante su apogeo la ciudad era una mezcla entre Nueva York, Washington DC y el Vaticano.

La ciudad de Cahokia se ubica hoy en día en lo que es el estado de Illinois (USA), en la zona perteneciente a la ciudad de St Louis, junto al rivera del Misisipi. Este asentamiento predominó entre el 700 A.C. y el 1,400 D.C. y su periodo más importante corresponde a los años 1,050 al 1,200 D.C.

Imagen 7. La ciudad de Cahokia

Imagen 8. Recreación de la Pirámide de Cahokia.

El punto más importante de la ciudad era un gran montículo que tiene todos los rasgos de ser una pirámide, la cual posee una base que mide de largo 305.71 metros, lo cual es mucho más que las grandes pirámides de Egipto, he incluso más que la pirámide del Sol en Teotihuacán. Así mismo, Cahokia posee una de las concentraciones de montículos piramidales y edificaciones religiosas más grande de todo el mundo.

Sin duda, al observar la pirámide de Cahokia inmediatamente puede ser relacionada con las pirámides que se encuentran en México, particularmente con las que se encuentran en la ciudad de Teotihuacán, creadas por una civilización pre-tolteca y cuyo estilo arquitectónico fue utilizado por Toltecas, Mexicas he incluso Mayas.

Imagen 9. Ruinas de la ciudad de Teotihuacan.

Otro de los elementos más representativos de Cahokia, así como de las ciudades importantes de los pueblos del Mississippi es la construcción de ríos y lagos artificiales dentro o en las cercanías de sus asentamientos. Una vez más, esta característica se puede ver relacionada con las construcciones hidráulicas que crearon los pueblos de México, en especial los Mexicas, quienes se destacaron pos sus avanzados acueductos, sus jardines con albercas, sus ríos artificiales y la construcción más importante de todas, la ciudad de Tenochtitlan, ubicada sobre un lago.

Imagen 10. Ilustración de lo que alguna vez fue la ciudad de Tenochtitlan.

Pero las similitudes entre los Talega (Constructores de Montículos) y las civilizaciones mexicanas no terminan ahí, existe un vínculo mucho mayor, uno que incluso responde a la relación que existe entre Michigan y Michoacán.

La traición de Talega y el surgimiento de la leyenda de Aztlán.

La ciudad de Cahokia era una de las prominentes de la región, con una enorme población y gracias a la región del Mississippi tenían una gran abundancia en agua, alimento y extensas tierras para siembra y cría de animales. Su prosperidad era algo innegable, y, sin embargo, a pesar de todo, la ciudad fue abandonada.

No existen registros de algún evento climático importante, como sequías e inundaciones, así pues, una catástrofe natural no fue la causa de la repentina migración de miles de personas. Si la naturaleza no fue la responsable, la otra posibilidad es que todo se deba a un evento humano.

Cuando el pueblo de Lenni Lenape se encontraba en las afueras de la ciudad de Cahokia, enviaron a un mensajero para solicitar al rey de los Talega que les permitiera establecerse en sus tierras y así podrían convertirse en sus aliados. El rey Talega rechazo la propuesta, pero permitió a los Lenape el cruzar sus tierras en paz. Sin embargo, cuando los Talega vieron que el pueblo de Lenni Lenape era numeroso, sintieron miedo, así que el rey Talega envió a su ejército para exterminar con los extranjeros.

Muchos Lenape fueron masacrados, pero los que sobrevivieron aún eran un gran número, quienes juraron vengarse por esta traición. Se unieron a los Iroqués, antiguos enemigos de los Talega. Según los registros del Wallum Olam, la guerra duro varios años, pero al final los Lenape-Iroquois vencieron y los Talega sobrevivientes debieron de abandonar su tierra, su gran ciudad Cahokia, y migraron hacia el sur navegando por el Missisipi para nunca más volver.

Incluso según recuento de los Lenape, la guerra entre los Talega tuvo lugar en la región de Michigan. Es en este punto donde podemos encontrar el vínculo existente entre Michigan y Michoacán, ya que sin importar cual palabra fue primero, se tienen registros de una conexión entre las culturas Uto-Aztecas y las algonquinas.

Si bien la ciudad de Cahokia era la capital del territorio Talega (Hopewell) no era el único asentamiento de importancia. En el actual estado de Wisconsin, colindando con el gran lago de Míchigan se ubica la ciudad de Aztalan, el cual es considerado como el segundo punto más importante del territorio Hopewell. Esta ciudad mantuvo presencia entre los años 900 A.C. y 1,200 D.C. Se dice que la ciudad fue abandonada por razones misteriosas.

  • Imagen 11. Principales sitios de las culturas del Misisipi (Hopewell).

  • Imagen 12. Retablo ubicado en el sitio arqueológico de Aztalan.

Es muy posible que la batalla en la cual los Lenape en alianza con los Iroqués resultaron victoriosos haya tenido lugar en la ciudad de Aztalan, o bien, muy cerca de dicha ciudad. Posterior a su derrota, los Talega migraron al sur, esta travesía duro varios años y en su camino diversos grupos se fueron separando.

El nombre de la ciudad de Aztalan tiene una enorme similitud con el nombre de la mítica ciudad de Aztlán o Aztatlán, lugar de origen de los Aztatecas, quienes posteriormente serían conocidos como los Aztecas (Aztecatl) que significa “procedente de Aztatlán” o “procedente de Aztlán”, el pueblo que daría origen al imperio Mexica. Se sabe que el significado de la palabra Aztlán (nahuatl) es “lugar de las garzas” o bien “lugar de la blancura”. Lamentablemente no se ha podido encontrar traducción a la palabra Aztalan.

Si bien no existen registros del verdadero lugar en donde se ubicaba la ciudad de Aztlán, muchos consideran que era al norte de México, en el territorio al sur de Estados Unidos. Lo que nadie puede negar es la enorme coincidencia entre el mito de la legendaria ciudad Aztlán, y la real ciudad de Aztalan.

El pueblo de los Natchez es uno de los descendientes de los Talega, los cuales se ubicaron en la región Norte de México y se describen como una sociedad regida por un rey absoluto denominado “Gran Sol”, debajo de este se encuentran los “Soles Menores” (los Nobles) y debajo de estos estaban los “Apestosos” quienes eran los campesinos y obreros. Los Natchez tienen registro de que sus antepasados habían vivido en las regiones al norte del Mississippi.

Muchos otros pueblos al sur de Estados Unidos y al Norte de México comparten increíbles similitudes y todos ellos cuentan historias similares al respecto de sus orígenes. Esto solo es una prueba más de que los descendientes de los Talega siguieron viajando hacia el sur y en algún momento encontraron el valle de Anáhuac, antiguo nombre con el que se denomina a la región del valle de México.

Las similitudes entre la región de Anáhuac y la región de Cahokia son muchas y hay suficientes evidencias para creer que los pueblos que habitaron esta zona son los descendientes de los antiguos Hopewell, en especial de los Talega.

Incluso existe una herencia cultural muy marcada, entre su arquitectura, su organización socio-política, su religión y sus artes.

Es así como se puede asumir que los Aztecas, quienes tenían sus orígenes en la legendaria tierra de Aztlán y quienes se vieron “forzados” a migrar hasta encontrar un nuevo hogar, podrían ser en realidad los herederos de la vieja y próspera civilización denominada “Constructores de Montículos”, quienes podrían tener sus orígenes en la región del Mississippi y habitaron alguna vez la zona del lago de Michigan.