VII. El Faro de Alejandría: Una de las 7 maravillas del mundo antiguo

Fue la más útil de las 7 Maravillas y una de las que más tiempo se mantuvo en pie. Construida sobre un montículo elevado entre los años 285 a.C. - 247 a.C. en la isla de Faro (Alejandría – Egipto) por el arquitecto Sóstrato de Cnido bajo la orden del faraón Ptolomeo II.

De planta cuadrada, medía 134 metros de altura y estaba hecha a base de bloques de mármol ensamblados con plomo. En la parte más alta del Faro, un gran espejo metálico reflejaba el Sol durante el día (hasta a 50 kms de distancia), y la luz de una gran hoguera por la noche.

El Faro fue prácticamente reducido a escombros después de dos terremotos acaecidos en los años 1303 y 1323, sus restos se reutilizaron en la construcción de un fuerte mameluco por el sultán Qaitbey en el año 1480.

El Faro de Alejandría fue una torre de gran altura construida en la isla de Pharos, entre 280 y 247 a.C (estimado), en la ciudad de Alejandría, hoy actual Egipto, cuya función fue la de guiar a los navegantes del Mar Mediterráneo de manera segura desde y hacia los puertos de Alejandría.

Según la historia, fue el primer faro construido del que se tiene registro, y es considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Su ubicación en la isla de Pharos, y su función como torre de guía y vigilancia, dio el origen al nombre de faro para este tipo de torres a lo largo de la historia. Se estima que el Faro de Alejandría medía aproximadamente 140 metros de altura, lo cual lo convirtió por muchos siglos en una de las estructuras más altas del mundo.

Este icónico faro de la cultura helénica se mantuvo de pie por varios siglos, hasta que presuntamente, un terremoto lo derribó en el siglo XIV.

De la verdadera imagen del faro se tienen muchas representaciones y descripciones; sin embargo, la mayor parte de sus representaciones actuales se ha hecho a partir de las investigaciones y vestigios encontrados alrededor del sitio.

Historia del Faro de Alejandría

Podría decirse que la historia del Faro de Alejandría comienza con la fundación de la propia ciudad de Alejandría en el año 332 a.C., llevada a cabo por el mismo Alejandro Magno. El faro conectaba con la isla de Pharos mediante un muelle de tierra que conectaba ambos terrenos, dividiendo la bahía en lo que sería el puerto de Alejandría.

La muerte de Alejandro Magno y el ascenso al poder de su sucesor Ptolomeo en el año 305 a.C. daría inicio a la concepción y construcción del Faro de Alejandría, el cual tomaría más de una década para completarse y que vería su finalizaría durante el reino del hijo de Ptolomeo, Ptolomeo Segundo.

El arquitecto encargado de llevar a cabo tan vasta tarea, según los historiadores y los vestigios encontrados, fue el griego Sóstrato de Cnido, el cual siguió las indicaciones de Ptolomeo y llegó incluso a inscribir su propio nombre en una de las piedras calizas utilizada para la construcción del faro.

La luz del faro era producida por un horno colocado en la punta, y este sistema sirvió de prototipo para la construcción de faros, como se conocen hoy en día.

El Faro de Alejandría es considerado la única de las siete maravillas que sirvió un propósito funcional a la sociedad antigua, al contrario de otras que solo servían como sedes de homenaje y culto religioso y/o funerario.

El Faro de Alejandría se mantendría cumpliendo su función por muchos siglos más hasta que en 956, sucedió el primero de tres terremotos que causarían su colapso y derrumbe, causando los primeros daños; el segundo llegaría en 1303, y sería el más dañino para el faro a nivel de estructura; el último terremoto, tan solo 20 años después, en 1323, terminaría de derrumbar el faro, dejándolo en ruinas.

A partir del siglo XIII, los restos terrestres del faro, principalmente sus bloques de piedra caliza, serían utilizados para la construcción de un fuerte comisionado por el entonces sultán de Egipto Qa’it Bay. Esta fortificación continua de pie en la actualidad, en exactamente el mismo punto donde alguna vez se erigió el Faro de Alejandría.

Gran parte de los restos del Faro de Alejandría terminaron sumergidos tanto en el Delta del Nilo como a orillas del Mar Mediterráneo. A través de los años, estos restos se han ido recuperando poco a poco y han permitido tener una mejor idea de lo que fue su maravillosa estructura y los materiales con los que fue realizada.

Diseño

Fue una estructura de más de 130 de metros de altura; algunos registros estiman que superaba incluso los 140. Epífanes llegó a afirmar que medía más de 550 metros de alto, lo que brinda una noción de cómo se tendían a inflar las percepciones en la época.

Las múltiples representaciones e ilustraciones antiguas del Faro de Alejandría se deben a la cantidad de navegantes árabes que llegaron a los puertos y quedaron maravillados por la imponencia de dicha estructura.

A pesar de las múltiples descripciones de la época, de mano de viajeros que atracaban en el puerto de Alejandría, muchos coinciden en que el faro estaba compuesto por tres partes principales.

Parte inferior

La parte inferior o base, tenía una forma cuadrada y bastante amplia, a la que se accedía mediante una rampa que presuntamente ascendía casi 60 metros, hasta llegar a una plataforma que daba entrada a la parte central del faro.

Segunda etapa

Esta segunda etapa consistía en una torre octogonal con escaleras internas que permitían ascender unos 30 metros más dentro del faro.

Etapa final

Luego se encontraría la etapa final, que consistía en una torre que agregaba unos 20 metros más de altura hasta llegar al punto más alto.

Casi al final de esta etapa se encontraría el horno que daría luz a los navegantes y, según algunos registros, en toda la punta del faro se encontraría una mezquita o templo con un techo en forma de domo. Esta teoría se ve respaldada por representaciones pictóricas del faro que muestran dicha mezquita.

Algunas representaciones antiguas que han servido para ilustrar el faro, como mosaicos, ilustraciones e incluso monedas acuñadas agregan más o menos detalles ornamentales a la estructura principal, como mayor presencia de estatuas y esculturas, o una estructura diferente en la punta del faro.

Sin embargo, la concepción principal en tres grandes niveles o etapas de altura ha sido consecuente en la interpretación y percepción de los que fue el Faro de Alejandría.

Dentro de este templo en la punta se encontraba una estatua de Zeus que se estima tenía hasta cinco metros de altura. Todo esto sumado brinda al Faro de Alejandría una altura solo comparable con la Gran Piramide de Giza, si de maravillas del mundo antiguo se habla.