Moctezuma: Lo bueno, lo malo y lo feo.

Moctezuma Xocoyotzin (1466-1520).

LO BUENO: Esplendor Azteca.

Moctezuma Xocoyotzin fue elegido tlatoani de Tenochtitlan en el año 1502. A su coronación le antecedieron numerosos éxitos militares y la fama de hombre sabio y religioso.

Culto, digno y extremadamente celoso del cumplimiento de su deber y de las leyes. Los primeros años de su gobierno corresponden a la época de mayor esplendor y poderío del imperio azteca. A través de una vigorosa estrategia militar y política, creó una sólida administración central, logró afianzar y extender el dominio que habían alcanzado sus antecesores, y reguló el sistema tributario que colmó de riquezas a Tenochtitlan, corazón de un imperio al que estaban sometidos más de 300 mil tributarios.

LO MALO: Déspota, severo y cruel.

Moctezuma, quien fuera alguna vez reconocido por su piedad y sencillez, ya en el poder se transformó en un gobernante déspota, riguroso y cruel que explotó inhumanamente a los pueblos vasallos y a sus habitantes, quienes eran severamente castigados ante la mínima insolencia. Reorganizó la corte, destituyó a los cortesanos y puso en su lugar a miembros de la nobleza o a hijos de los jefes tributarios.

Rodeado de ostentación y opulencia, soberbio y desdeñoso, creó un ceremonial para evitar todo contacto con la gente y obligaba a sus súbditos a bajar la mirada frente a él. Arrastrado por su ambición de centralizar el poder, anuló el papel de sus aliados, Texcoco y Tlacopan.

LO FEO: Tirana cobardía.

Moctezuma, el tlatoani del imperio más poderoso, con el ejército más aguerrido y con abundantes recursos, cedió al miedo y la cobardía al recibir la noticia de la llegada de extraños a las costas de México en 1519. Puerilmente intentó evitar el avance de los españoles hasta Tenochtitlan enviándoles presentes en oro que sólo lograron exaltar su codicia. Sumiso, y temeroso de los "dioses" y asumiendo que Cortés era "Quetzalcoatl" y sus hombres eran dioses secundarios o avatares, por lo que su temor lo llevó a alojar a Cortés en el palacio de Axayácatl, se declaró vasallo del rey de España y se bautizó.

Algunas versiones señalan que Moctezuma murió por una pedrada lanzada por una mano azteca (la más conocida), la otra es que fue asesinado por los propios españoles porque ya no les era de utilidad.