FIESTA MORA, EN EL PALACIO DEL KAID DE TOUMALIT

Colinas de Toumalit

Con motivo de las fiestas del Moaluk, el Kaid de Toumalit invitó a las fuerzas a una recepción en su Palacio, en donde, al estilo del país, se obsequió a toda la tropa, sin distinción de clases, a una cena en donde unían al buen gusto culinario, danzas y cantos, ejecutados por hábiles danzarinas. La velada fue la última, que, bajo bandera francesa, habían de recibir aquellos caballeros, que, arrastrados por un impulso de amor a la libertad, quisieron dar, una vez más, pruebas de lo elevado de sus ideales de amor a la democracia.

No es que fueran liberados de su compromiso, no, fue que se encontraron con fuerzas inglesas, que allí luchaban por contener primero, y derrotar después, al famoso general que mandaba al poderoso ejército alemán en África y que se llamó Rommel, bien conocido por cuantos se han interesado por la pasada guerra.

Tan pronto como estuvo a su vista el dicho ejército inglés, nuestros hombres, que llevaban aún clavado en su corazón las vejaciones recibidas en los campos de concentración de Francia, abandonaron a sus jefes legionarios y las armas, y emprendieron la desbandada... pero no hacia su liberación, sino a pedir un puesto en el combate.

Entonces fue cuando los oficiales franceses comprendieron la tragedia de aquellos valientes, que ellos mismos tildaban de cobardes

Cuando llegaron a los campos de concentración después de luchar casi tres años, con fuerzas y material superior.

¡Y suplicaban y lloraban, pidiéndoles que volvieran, que serían colmados de atenciones, de dinero y de honores! [1]

[1] Nota del editor. - Recordemos que estos españoles estaban bajo el régimen Vichy, instaurado por el mariscal Philippe Pétain para medio negociar una relativa paz bajo la bota Nazi, que cuando los españoles escapaban del régimen franquista y huían a Francia todo refugiado solo tenía tres opciones:

                - alistarse en la Legión Extranjera.

               - en un Regimiento de Marcha.

               - o regresar a España.

Al encontrarse con los ingleses, era la opción para luchar contra los culpables de la debacle en España por Franco y las fuerzas del eje, así que alistarse con los ingleses era luchar contra Hitler, por lo que huyeron de la Legión para alistarse con los aliados, algunos con los propios ingleses y otros con el general francés Charles de Gaulle.