La historia de Chalpol y la princesa Cuzán

El makech, el escarabajo de Yucatán que nació del amor
Pocos saben que una historia de amor narra el origen del makech.

La hermosa historia de Chalpol y la princesa Cuzán ha permitido que artesanos de Yucatán vendan y casi depreden este insecto.

Se cuenta que durante la época de los mayas la princesa Cuzán, hija de Ahnu Dtundtunxcaán estaba comprometida con el príncipe Ek Chapat por así convenir a los intereses de su padre. Cuzán, sin tener más opción, aceptó.

Un día, el padre de Cuzán regresó de la guerra junto con un joven llamado Chalpol y desde el primer momento en que Cuzán y Chalpol se miraron sus almas quedaron atrapadas en un lazo de fuego y se amaron con locura bajo la ceiba sagrada.

Al enterarse el padre de Cuzán del amor que sentía la princesa por Chalpol ordenó sacrificar a este joven, Cuzán suplicó por la vida de su gran amor, pero todo fue en vano.

El día del sacrificio Chalpol fue pintado de azul para la ceremonia y una vez más la princesa imploró a su padre por la vida de su amado con la promesa de que jamás volvería a verlo y aceptaría casarse con Ek Chapat.

Hechizado de por vida

Entonces el padre decidió perdonarle la vida, pero ordenó que un chamán lo convirtiera en un escarabajo.

El padre, al ver la tristeza de su hija, decidió darle a Chalpol convertido en escarabajo, el cual la princesa adornó con piedras y joyas y lo utilizó como el broche que se ponía junto a su corazón y así lograron estar juntos por siempre.

¿Dónde vive el makech?

Este insecto habita en lugares húmedos y se alimenta de madera o de corteza de árboles en estado de descomposición y actualmente es un atractivo de Yucatán para los turistas que llegan a visitarnos, ya que venden escarabajos decorados con piedras y joyas en recuerdo a esa leyenda de amor.

Uno de los poblados que se dedica a esta actividad es el municipio de Huhí, donde varias familias trabajan en la elaboración de los mismos, pues adquieren los escarabajos del monte, cerca de los troncos, pues ahí hay bastantes.

Durante el reinado de los mayas, el makech era utilizado por los reyes para adornar sus atuendos, y en ese entonces era muy caro adquirir uno, ya que eran piedras preciosas originales. Hoy en día, cualquiera puede adquirirlos en las tiendas de artesanías, ya que usan piedras de imitación.

Para muchas personas continuar con esta tradición es muy importante, ya que simboliza una reencarnación de nuestros antepasados.