Einstein y Tesla, los grandes genios de la historia, vivían peleando

Nikola Tesla y Albert Einstein

Nikola Tesla y Albert Einstein fueron dos personas muy particulares. Ambos tenían una personalidad introvertida, eran increíblemente inteligentes y – según algunos – estaban locos. Dedicaron sus vidas a sus respectivos emprendimientos científicos y se les considera entre las mentes más brillantes en la historia de la humanidad.

Albert Einstein no necesita de presentaciones. El físico nació en Alemania y desarrolló la teoría de la relatividad, uno de los pilares de la física moderna. Además, Einstein tuvo mucha influencia en la filosofía científica de su época.

El servo-estadounidense Nikola Tesla, por su parte, fue inventor, ingeniero eléctrico, ingeniero mecánico, físico y futurista. Se le conoce principalmente por sus revolucionarias contribuciones al área del electromagnetismo y por haber desarrollado teorías que resultaron fundamentales para los sistemas modernos de potencia eléctrica en corriente alterna, teorías con las que contribuyó de forma invaluable a la Segunda Revolución Industrial.

Parece inevitable que las dos mentes más brillantes de la historia de la ciencia discordaran una que otra vez.

En 1931, en el 75 cumpleaños de Nikola Tesla, la revista Time solicitó un comentario de Einstein sobre su colega científico. “Un eminente pionero en el campo de corrientes de alta frecuencia… quiero felicitarlo por su gran éxito y por el trabajo de su vida”, respondió el alemán, de forma bastante cortés, pero corto y directo al grano.

Pero el tono parecía extrañamente cordial, pues Tesla y el poeta George Sylvester Viereck habían escrito un poema criticando a Einstein, en 1920. En “Fragments of Olympian Gossip” puede leerse el siguiente verso:

“Now a long haired crank, Einstein by name,

Puts on your high teaching all the blame.”

Algunos años después de la publicación de este poema y del cumpleaños 75 de Tesla, en 1935, el inventor e ingeniero volvió a criticar a Einstein, esta vez de forma directa y altanera. En una entrevista para el New York Times, Tesla dijo que la teoría de relatividad del alemán era “un pordiosero envuelto en púrpura que las personas ignorantes consideraban un rey” y “un cúmulo de errores violentamente opuesto a las enseñanzas de los grandes hombres de la ciencia del pasado e incluso al sentido común […] la teoría ata todos esos errores y falacias y los viste de elegantes trajes matemáticos que fascinan, encantan y dejan a las personas ciegas […] sus exponentes son hombres muy brillantes, pero son metafísicos, no científicos. Ninguna sola propuesta en la teoría de relatividad ha sido probada”, espetó Tesla en la entrevista.

Para aderezar esta pelea, hay un rumor de que, en una entrevista, el reportero le solicitó a Einstein que le dijera como era ser el hombre más inteligente de la Tierra, a lo que el físico respondió de forma irónica. “No sabría decirte. Pregúntale a Nikola Tesla”.

Recientemente, en los archivos de Nikola Tesla, se encontró una carta escrita a puño y letra por el propio Einstein. En ella, un mensaje de felicitación por los 75 años del colega, enviada el mismo año en que el alemán respondió con un comentario bastante seco a la solicitud de la Time por unas palabras para Tesla. La carta encontrada contiene las siguientes palabras, traducidas del alemán:

“Con alegría, me entero que celebras tu cumpleaños 75. Eres un pionero exitoso en el campo de las corrientes de alta frecuencia, responsable por el maravilloso desarrollo de esta área de la tecnología, permitiendo grandes avances. Solo quiero felicitarte por el éxito, por el trabajo, por todo.

Albert Einstein”

Será esta la razón, que, por el extremado mal carácter de Tesla, murió solo en la pobreza y aislado del mundo. Sin embargo, es curioso que cuando murió, su casa fue saqueada y vaciados sus estudios y documentos por agentes del FBI, que buscaban hacerse de sus inventos y patentes como el famoso “Rayo de la Muerte”, que se consideraba un rayo que podía ser dirigido a una flota de aviones a 300 km de distancia.

Todo esto se consideran leyendas, pero recientemente algunos investigadores han logrado armar los rompecabezas que dejó en diferentes partes del mundo y reproducir un Rayo de la Muerte con resultados exitosos.

Así que ambos genios la antítesis uno del otro, pero igual de sorprendentes.