María Félix

María Félix Nació el 8 de abril de 1914 en Sonora, y murió también un 8 de abril, de 2002

María Félix es mucho más que una actriz es el ícono de toda una generación de mexicanos y un referente mundial de la belleza femenina.

Desierto de Sonora, 1926: van cabalgando los hermanos Pablo y María Félix (17 y 12 años) él encargado por el abuelo de ser su maestro. Súbitamente la niña le pide a su hermano que se detengan, algo raro le sucede, al bajar del alazán, el animal está lleno de sangre que proviene de las piernas de María, es su primera menstruación, ella sabe lo que su nana Jana (una india yaqui) le ha enseñado, Pablo confuso la lleva en brazos a la casa y cuando los padres ven la escena asumen incesto, llaman al cura del pueblo y obligan a María a confesarse, ella no sabe de que le hablan, solo se defiende del sacerdote quien trata de besarla en la boca, lo muerde y le arranca un pedazo de labio.

El dictamen: la niña está endemoniada, poseída por una víbora del desierto. Los padres ordenan a sus otros hijos que no le dirijan la palabra, y después de una brutal golpiza mandan a Pablo al colegio militar en la ciudad de México.

Freud le dedica parte de su obra al “Horror al Incesto” en Tótem y Tabú. Desde Aristóteles las leyes sociales lo prohíben.

Pero esta relación fraterna de dos adolescentes no tiene certeza de incesto, la reacción del padre (descendiente de yaquis) es generadora de culpa y separación.

Un año después Pablo se suicida de un balazo en la cabeza. María a los 13 años es acusada de homicidio por sus padres, solo Jana la ayuda; sufre fiebres y tartamudez desde la muerte de su hermano.

Ante el rechazo familiar se casa a los 19 años, nace su único hijo Enrique Álvarez Félix (1934-1996), descubre que su esposo tiene gonorrea y se divorcia a los 21 años: nuevo estigma, divorciada en 1935.

Decide migrar a la ciudad de México sobrevive con el niño trabajando como recepcionista, en una visita habitual de su ex esposo, él se roba a su hijo de 3 años, es demasiado para una persona, así es como ante un ofrecimiento acepta trabajar como actriz para tener dinero y rescatar a Enrique.

En 1943 hace “Doña Bárbara” de Rómulo Gallegos, y en base a ese personaje a los 29 años en forma propositiva construye un “Falso Self” de una mujer dura e invencible. Recupera a su hijo, (lo secuestra).

Su temperamento, sus cejas y su gran talento histriónico la catapultaron a la fama desde muy joven

Sus apodos

María Félix tuvo tantos apodos como aventuras en la vida. El más famosos es La Doña, mismo que ganó a partir de su personaje en Doña Bárbara, en 1943.

María Bonita le decían sus amigos después de escuchar la canción que le compuso Agustín Lara, un himno que le dedicó como regalo de bodas cuando se casaron en 1945.

La Mexicaine la apodaron en Francia cuando llegó a Europa para hacer algunas películas, pero después de verla en pantalla la llamaron la Plus Belle Femme du Monde (la mujer más bella del mundo).

Un poco de historia

María de los Ángeles Félix Güereña era norteña, de nacimiento y de carácter. Su padre Bernardo Félix tenía ascendencia yaqui y su madre, Josefina Güereña, era de origen español haciendo una combinación increíble de genes.

De niña era más bien niño, jugaba todo el día con sus hermanos y era un increíble jinete. Fue Reina de Belleza en la Universidad de Guadalajara donde conoció a su primer esposo.

Llegó a la Cd. de México después de su divorcio y gracias a un encuentro casual con Fernando Palacios se convirtió en la gran actriz que todos recordamos.

Sus grandes amores Enrique Álvarez Alatorre

María Félix y Enrique Alvárez Alatorre

Enrique era vendedor de Max Factor y aunque no fue un gran amor (que sepamos) fue su primer esposo y el padre de su único hijo, Enrique Álvarez Félix.

Agustín Lara

María y Agustín en los Toros

Esta relación que conquistó el corazón de todos los mexicanos inició en 1943. Se casaron en 1945 y como regalo de bodas, Agustín le compuso María Bonita, que llegó a consagrarse a nivel internacional. Tristemente se divorciaron en 1947.

Jorge Negrete

María y Jorge en su Boda

Jorge Negrete fue un pilar en el despegue de su carrera. Se conocieron en el rodaje de El peñón de las ánimas en 1942. Para esta película Jorge había solicitado como protagonista a Gloria Marín, su novia, pero se lo dieron a María Félix. La mala relación que había entre ellos sentó las bases para ver a María como una mujer de carácter, firme, dura y altanera. Sin embargo, esta cinta al lado de uno de los grandes actores la catapultó a la fama.

Años después, en 1952, luego de que María grabara varias cintas en Europa, regresó a México por un romance intenso con Jorge. Se casaron inmediatamente, pero Jorge murió 11 meses después. María Félix se regresó a Europa.

Alexander Berguer

María y Alexander

Alexander fue un banquero francés con quien María se casó en 1956. Vivieron juntos en Francia y luego en México, y permanecieron juntos hasta que él murió 18 años después.

Su última pareja sentimental fue Antoine Tzapoff, un pintor francés del que no se guardan muchos datos.

Sus últimos años

En 1970 filmó su última película: La Generala. Después apareció en la telenovela La Constitución a petición de su gran amigo Ernesto Alonso, El Señor Telenovela. Ese fue el último año de su vida profesional.

A partir de entonces y hasta 2002 se dedicó a disfrutar la vida, a criar caballos, a asistir a galas y homenajes, nunca huyó del mundo. Días antes de su muerte fue al concierto de Luis Miguel en el Auditorio y el Sol le dio un lindo beso. Cuando le preguntaron que en dónde se lo había dado respondió naturalmente "en la boca".

María Félix murió dormida en su casa en la colonia Polanco. La ceremonia funeraria se realizó en el Palacio de Bellas Artes, a dónde van todos los grandes en nuestro país, y ahora sus restos descansan en el Panteón Francés junto a los de su hijo Enrique y sus padres.

El poder de la palabra de La Doña

María Félix además de una gran actriz fue una mujer de carácter fuerte que vale la pena recordar. Estas son algunas de las frases que se le atribuyen a la famosa mexicana.

- "A mí no me impresiona nadie con el precio, pero sí con los resultados".

- "No me gusta que me ayuden, puedo equivocarme sola".

- "El dinero no da la felicidad, ah, pero cómo calma los nervios".

- "Un hombre tiene que ser escultura para satisfacer, una mujer para satisfacer solo sonríe, porque no es lo mismo tener el brazo tendido que la boca abierta".

- "Pensar en el existir no hace que lo que no existe exista".

- "Yo nunca he criticado a las lesbianas ni a los gays. Lo que hacen las gentes de la cintura para abajo son sus historias, no las mías".

- "No es suficiente ser bonita, hay que saberlo ser".

- "Dejen a los muertos en paz, si los que están adentro no pueden salir y los que estamos afuera no queremos entrar".

- "La cabellera es para nosotras las mujeres un medio de expresión, no es cierto que con una negra cabellera la mujer demuestra su altivez o su desdén".

- "Yo seré para ti una mujer más en tu vida, pero tú un hombre menos en la mía".