La Casa de Pancho Villa en Chihuahua.

La que fue Casa de Pancho Villa en la ciudad de Chihuahua y que hoy aparte de mostrarnos la forma en que vivía el controvertido personaje guarda un importante caudal de sus pertenencias personales, fotografías y documentos importantes, pero también algunos poco conocidos como lo es el nombramiento oficial que como Enfermera Militar le expide la SDN a la muy famosa Adelita, la del corrido revolucionario que todos conocemos, reconociéndole además su participación activa dentro del movimiento revolucionario. Dicha distinción y reconocimiento le fue otorgado en los años 40's.

El general Luis G. Caballero Vargas había sido comisionado por Don Venustiano Carranza para que negociara con Villa la entrada unificada de las fuerzas revolucionarias a la ciudad de México en agosto de 1914 y aparentemente así fue convenido en aquella reunión, mas poco tiempo después, Carranza no aceptó el acuerdo, por lo que Villa y sus fuerzas lucharon en contra del Ejército Constitucionalista que encabezaba Carranza.

Efectivamente allí se encuentran las fotos que atestiguan esa reunión histórica, pero fueron otras fotos, más crudas y reveladoras, las que llaman la atención, las de Columbus, Nuevo México en llamas y atacado por las fuerzas revolucionarias de Pancho Villa. Esas fotos donde se muestran los edificios en llamas no las hay en internet.

Desde 1812 en que los Estados Unidos de América fueron invadidos por contingentes británicos, jamás habían sido atacados en su territorio continental por nadie hasta que el General Pancho Villa al mando de 400 hombres decidió invadir la población de Columbus en la madrugada del 9 de marzo de 1916.

Columbus no era un pueblo del todo desprotegido pues era asiento del Campamento Militar Furlong y el ataque por tal razón le produjo cerca de 100 heridos y la pérdida de la vida a más de 100 soldados mexicanos, mientras que del lado americano se reportaron solamente 18 ciudadanos muertos. Sin embargo, es un hecho que el pequeño poblado quedó bastante destruido y eso fue lo que más llamó mi atención.

Siempre había pensado que la intervención de Villa, habría sido más una "puntada" en la cual un grupo de hombres a caballo disparaban sus armas del otro lado de la frontera, para después regresar y festejar el suceso. Mas, como veremos después, no fue así.

Hoy, con más de 100 años después, es un buen momento para reunir y mostrar aquí algunos textos y fotos de la época en los que se describe lo sucedido en aquel lejano "incursión" de Villa en contra de la fronteriza Columbus y describir las consecuencias y razonamientos de aquel entonces, los cuales son ilustrativos, dignos de análisis y hasta comparativos con la situación actual.

La mayoría de los textos están en inglés y muy pocos en español y se han reproducido en las páginas web norteamericanas, incluyendo la del propio Columbus, Nuevo México, en donde ahora es posible visitar el "Pancho Villa State Park" en recuerdo de aquella desconcertante acción militar. Ahora pueden encontrar aquí las traducciones al español de los textos mencionados.

Al final se dan los créditos de las páginas que he consultado y los sitios de donde obtuvieron las fotos.

¿Conocían los Estados Unidos del ataque de Villa antes de que pasara?

Para el pueblo fronterizo de Columbus, Nuevo México, la fecha del 9 de marzo de 1916 se recordará para siempre. Puesto que en este día Pancho Villa (1878-1923) realizó su famoso ataque fronterizo. Fue un evento que casi llevaría a la guerra a los Estados Unidos y México.

El hecho tomó a los habitantes de Columbus y del resto del país por absoluta sorpresa. Hay evidencia, sin embargo, que sugiere que el gobierno de los Estados Unidos que estaba bajo la conducción del Presidente Woodrow Wilson, conocía de las intenciones de Francisco Villa y le dieron su complacencia. Lo que sigue ilustra las razones de por qué el gobierno de esa época permitió que tal evento ocurriese.

Los eventos que sucedieron el 9 de marzo de 1916 tenían sus razones de ser. El general Francisco "Pancho" Villa era hombre que estaba deseoso de venganza. Este sentimiento que parecía como un cuchillo que se tuerce en su intestino tuvo su inicio muy al principio de la Revolución Mexicana. Era entonces el tiempo cuando Villa era un buen amigo de los americanos. Era una amistad, sin embargo, que no se dio por todos los lados. Como amigos a menudo tuvieron desacuerdos. Villa quería asegurarse de ser él quién dijera la última palabra y tener la mano arriba.

En cierto grado, Francisco Villa y los Estados Unidos parecían llevarse bastante bien desde el principio. Villa haría a menudo visitas a lo largo de los pueblos fronterizos después de haber completado algunas de sus campañas. Fue recibido con frecuencia como una celebridad. Los americanos se reunían para ver al famoso luchador mexicano que estaba abanderando la libertad de su pueblo. A Villa se le vio comiendo helados en las neverías de la frontera. Francisco Villa y Pascual Orozco fueron retratados juntos en una tienda local que alguna vez existió en el pueblo fronterizo de El Paso. Irónicamente, Villa también fue fotografiado de pie al lado de su amigo John Pershing. El mismo Pershing que un día estaría tratando de cazarlo.

De izquierda a derecha y de acuerdo a la numeración indicada, aparecen: 1.- teniente coronel Serrano, 2.- Gral Álvaro Obregón, 3.- Emilio Madero, 4.- Luis Aguirre Benavides, 5.- Gral. Francisco Villa Arámbula, 6.- Dr. Lyman B. Rauchsman, 7.- Gral. John J. Pershing y 8.- George C. Patton. La ubicación corresponde a la mitad del puente internacional Cd. Juárez - El Paso y la fecha el 27 de agosto de 1914, previo a un banquete celebrado en su honor en el Fort Bliss. La foto corresponde a la colección de la Fototeca Nacional INAH de Pachuca y la identificación de los personajes me fue proporcionada por don José Abraham de León Fong, nieto del general Pablo Domínguez, subalterno del gral. Pánfilo Natera.

Los generales Francisco Villa y Hugh Lenox Scott a la salida de amistosa reunión en El Paso, Texas, mucho antes del ataque a Columbus. Villa con su asistente el temible general Rodolfo Fierro, a la izquierda y atrás de Scott aparece su ayudante “Michie”. Fototeca Nacional INAH de Pachuca.

Columbus, Nuevo México antes y después del ataque de Pancho Villa en 1916.

Pancho Villa ataca Columbus, Nuevo México.

En la oscuridad del principio de la mañana del 9 de marzo de 1916, guerrillas de la Revolución mexicana bajo el mando del general Francisco "Pancho" Villa atacaron en Nuevo México un pequeño pueblo fronterizo y un campamento del ejército denominado Columbus, el mismo sitio que ahora es el Parque Estatal Pancho Villa.

Cuando el sol salía en la mañana del 9 de marzo de 1916, el centro de Columbus, Nuevo México era una verdadera ruina entre humo y llamas.

La noticia del ataque de Pancho Villa en el pueblo se difundió por el telégrafo, sirviendo de encabezado de todos los periódicos a lo largo de la nación. El campamento Furlong, el fortín militar de Columbus, pronto hirvió con la actividad como las tropas frescas que llegaron por tren y el ejército americano se preparó para seguir a Villa en México.

La Expedición Punitiva de Pershing.

El ejército norteamericano encabezado por el General "Black Jack” Pershing, mismo que comandaría las fuerzas aliadas de la Primera Guerra Mundial, la Expedición Punitiva cruzó al sur de Columbus el 16 de marzo de 1916. La búsqueda de Villa llevaría a las tropas americanas finalmente unos 650 km (400 millas), dentro de México, llegando rumbo al sur hasta la ciudad de Parral dónde, después de una escaramuza, ellos retrocedieron a sus bases en el norte de México. Durante 11 meses, los 10,000 soldados de la Expedición Punitiva de Pershing soportaron el sofocante calor y el frío que se cuela hasta los huesos cuando recorrieron los desiertos salvajes y las altas montañas del inmenso estado de Chihuahua, tras la búsqueda de los invasores Villistas.

La Expedición Punitiva fue la última verdadera acción de la caballería montada del Ejército americano, e irónicamente, también fue el primer entrenamiento militar en emplear los vehículos mecanizados.

En lo que demostraría ser más una preparación para la Primera Guerra Mundial, Pershing experimentó en México con el uso de automóviles, camiones, y aviones, sin embargo, el combustible necesario para aquellas modernas máquinas a menudo tuvo que ser transportado a lomo de mulas.

Armamento mecanizado que probó USA en la Expedición Punitiva que encabezó el General Pershing, con 10,000 hombres y que culminó en un fracaso, al no encontrar a Villa

Pershing tuvo éxito dispersando las fuerzas mexicanas que habían atacado a Columbus, pero el jefe revolucionario, Pancho Villa, desapareció en el extenso territorio mexicano y nunca se capturó. En febrero de 1917, la Expedición Punitiva volvió a Columbus, al Campamento Furlong, dónde esos soldados endurecidos por la marcha rigurosa a través de Chihuahua, abordaron los trenes que los llevarían a otros conflictos. Muchos de ellos verían la acción en la Primera Guerra Mundial.

Los americanos decidieron probar en el campo algunos de sus nuevos equipos militares durante la expedición contra Villa, pero sólo lograron generar aún más polvo en el camino que permitía a Villa esconderse detrás, mientras perseguía la columna americana, oculto detrás de la gran nube de polvo.

Además de todos sus camiones, automóviles, motocicletas, y los carros blindados, Pershing también empleó dirigibles y aviones en su propósito implacable de encontrar a Villa. La leyenda dice- según está grabado en una canción – que las tropas de Villa confeccionaron una bandera americana y se estacionaron en un lugar estratégico sobre del cual sabían que uno de estos aviones volaría (ellos tenían un excelente servicio de inteligencia). El piloto, pensando que estaba viendo una unidad americana, aterrizó y fue inmediatamente capturado por los Villistas. Villa entonces usó el avión para espiar a los americanos.

Soldados norteamericanos hechos prisioneros por el Ejercito Constitucionalista de Venustiano Carranza durante de la batalla de El Carrizal

En lugar de luchar en contra de Villa tal como estaban intentando hacer, el ejército americano, se lió en una batalla en contra las fuerzas de Carranza, y se llevaron la peor parte de élla. Con los sobrevivientes de su unidad capturados en el pueblo de Carrizo, a 128 kilómetros al sur de Cd. Juárez. Típicamente, los Estados Unidos enviaron tropas de color (negros) -conocidos en aquel entonces como "soldados búfalo" - para hacer el trabajo sucio, mientras sus compatriotas de color blanco se quedaron detrás en la relativa seguridad. Estos soldados fueron más tarde devueltos poco menos que como héroes dándoles la bienvenida por los mexicanos. Este incidente estuvo cerca de provocar que ambos países entraran en guerra, pero después fueron calmados los ánimos 

Columbus y el Campamento Furlong en la actualidad.

El cuartel militar llamado Campamento Furlong cerró en 1926, y en el sitio que ocupaba en aquel entonces se encuentra un extenso jardín cultivado con cactus, en lo que es ahora el Parque Estatal Pancho Villa.

Aún están en pie varios edificios de la época en que Villa realizó el ataque, incluso el Hotel Hoover que, construido de adobe, el que fue un depósito del ferrocarril en Columbus y que fue restaurado y el viejo edificio del servicio de aduanas americano. La Aduana fue construida en 1902 y es ahora el centro de atención de los visitantes al parque estatal, con exhibiciones que describen las diversas historias de Pancho Villa, el ataque a Columbus de 1916 y la Expedición Punitiva de Pershing

Pancho Villa y el Museo del Depósito del Ferrocarril

El Museo del Depósito del Ferrocarril

¿Qué visión viene a su mente cuándo oye el nombre de Pancho Villa? ¿Bandolero?, ¿el héroe?, ¿el líder valiente?, ¿el tirano cruel? Todos esos nombres han sido asociados con él. Él no era un hombre fácil de definir; dependería mucho de cuando se le encontrase durante su carrera. Aquí en Columbus, Nuevo México, se opina lo mismo. Algunos de nuestros ciudadanos de acuerdo con lo que les han dicho sus parientes más viejos piensan que él era un defensor de su pueblo.

Otros dicen que él mató a muchos de sus compatriotas en México. Aquí en Columbus, nosotros vimos los resultados de su correría. Más de 500 Villistas atacaron nuestro pueblo al amanecer del 9 de marzo de 1916.

Cuando el ataque terminó, la mitad de los invasores habían muerto o estaban heridos y 18 americanos estaban muertos. Ésta fue la última vez que un gobierno extranjero invadió los Estados Unidos Continentales.

En venganza del ataque, el Presidente Wilson, formó un grupo militar para atacar y capturar a Pancho Villa, bajo la dirección del General "Black Jack" Pershing . En el espacio de una semana, Pershing preparó no sólo el plan logístico para la campaña, sino que realmente tenía las tropas listas en Columbus de dónde él marcharía rumbo a México.

En un tiempo notablemente corto, la Expedición Punitiva entró en México e intentó rastrear a Villa en sus dominios. Con todos sus hombres, caballos, mulas y el poderío de un ejército de 10,000 elementos, 11 meses después nuestro ejército nunca se pudo encontrar una sola vez con la fuerza principal de Villa. Lucharon en muchas pequeñas batallas, pero nunca una grande. Ésta era la guerra de guerrillas en su más eficaz dimensión. Nosotros éramos los invasores extranjeros. Todos estaban en contra de nosotros, aun cuando muchos de ellos no estaban con Villa.

Era una etapa de entrenamiento y aprendizaje para nuestras fuerzas armadas. Era la primera vez que los americanos usaron los vehículos mecanizados en el combate. Esto incluyó automóviles y camiones (comprados en el mercado abierto) de los distribuidores de autos en El Paso y otros lugares. En ese momento, los automóviles no eran para uso general; a los chóferes se les dieron las instrucciones rudimentarias necesarias y dijeron que ya sabían manejar. No era raro oír a los chóferes que gritaban "mareado” y "gulp" en lugar de empujar los pedales apropiados en los vehículos. Los primeros vehículos blindados se usaron aquí. Fueron los precursores de los tanques.

También se usaron las motocicletas para las condiciones de combate.

Estos vehículos (y las mulas) a menudo llevaban las ametralladoras montadas cuando entraban en el combate.

Como una nota al margen interesante, los caminos regulares de México que las personas utilizaban para transportarse de un pueblo a otro eran demasiado ásperos para nuestros vehículos y por lo mismo el Cuerpo de Ingenieros del Ejército Americano mejoró el camino entre Columbus y Casas Grandes, México.

Este esfuerzo también incluyó el primer uso de aviones para las condiciones del combate.

Nuestra fuerza aérea entera (ocho aviones) se estacionó en Columbus, un escuadrón de los cuerpos de señales. En este tiempo, se usaron los aviones para llevar solo mensajes. Como se trataba de unidades de baja potencia, volaban tan bajo que recibían el fuego de las personas de tierra. En la autodefensa, ellos llevaban granadas que usaban como bombas y que dispararon por atrás a las tropas en tierra.

Los aviones también se usaron por primera vez como observadores para que localizaran a los enemigos sospechosos y llevar las noticias a las tropas atrás. Era un tiempo excitante para las tropas americanas.

Más de veinte mil soldados de caballería ganaron la experiencia en condiciones de combate que demostraron ser de gran valor cuando los EE.UU. entraron en el teatro de operaciones europeo al año siguiente a su retorno de México.

¿Qué efecto tuvo en Columbus? Mientras las tropas estaban aquí, Columbus era el cuartel más grande en Nuevo México. Pero cuando ellos salieron, se volvió más pequeño que antes del ataque. Durante años el pueblo fue menguando en tamaño hasta que los trenes dejaran de correr en los años cincuenta. La población se redujo a alrededor de 200 y el pueblo se enlistó en muchas guías como un pueblo fantasma.

Ahora Columbus está demográficamente por encima del tamaño que el pueblo tuvo en el momento del ataque, alrededor de 1700 personas. Todavía mantenemos nuestro carácter rural, pero tenemos una o dos sorpresas para todos los visitantes a nuestra área.

Nuestro Museo del Depósito del Ferrocarril el cual era el depósito del ferrocarril en el momento del ataque y era uno de los blancos principales. Los Villistas querían como botín, el dinero y géneros para ayudarse a financiar su guerra contra el Ejército Nacionalista. Se dispararon varios tiros en el depósito que estaba cerrado durante la noche. El único incidente real fue un reloj de pared que se detuvo cuando le pegó una bala y grabó la hora en que terminó el ataque. El reloj se encuentra actualmente en Santa Fe y sólo volverá cuando el museo pueda garantizar su seguridad. El museo tiene una colección excelente de fotografías de escenas tomadas tanto en Columbus como a lo largo del área recorrida por la Expedición Punitiva.

El visitante puede ver los videos que se han hecho sobre Pancho Villa y el ataque.

Examinar los artefactos de los soldados que estuvieron estacionados aquí e imaginar el esfuerzo y las condiciones climáticas de una persecución invernal detrás de un bandolero en las altas montañas de Chihuahua, México. Mirar el despliegue de armas que se usaron en ambos bandos. Nosotros también tenemos una copia de la mascarilla de Pancho Villa, así como uno de sus sombreros.

Cuando usted se haya hartado de tanta muerte y destrucción, los otros cuartos en el depósito le darán una idea de la vida en la frontera alrededor del inicio del siglo XX. Los trajes y los instrumentos están colgados de las paredes y dentro de las vitrinas para su exhibición.

Tenemos incluso algunos recuerdos del ferrocarril. En mayo de 2000, se develó una pintura que muestra lo que era toda nuestra fuerza aérea estacionada en nuestro pueblo en sus inicios en 1916. Tres días después la pintura se presentó al Pentágono en Washington, DC. Nosotros estamos orgullosos de ofrecer copias firmadas y numeradas para la venta.

Columbus se localiza a tres millas de la frontera mexicana y es el único punto del cruce en Nuevo México que se encuentra abierto las 24 horas del día. Muchos de los visitantes al museo son mexicanos. Cuando usted visita, asegúrese de firmar nuestro libro de visitantes invitados. Nuestro número de teléfono es 505-531-2620

El famoso poster de Pancho Villa con la recompensa que se ofrece de $5000 dólares por su captura.

Este poster de reclutamiento llama a filas a ¡25000! para la captura de Villa que estén dispuestos a defender su bandera y su gloria.

Una tarjeta postal americana exagerando el poderío del ejercito yanqui y consignando a Villa a la categoría de bandido.

Las razones de Pancho Villa.

El 8 de marzo de 1916 Pancho Villa y cerca de 400 de sus hombres llegaron aproximadamente a cuatro millas de Columbus, Nuevo México. Se estaban preparando para atacar este pequeño pueblo americano. ¿Por qué Villa escogió este pueblo pequeño?, todavía es un tema para el debate entre historiadores. El pueblo tenía una guarnición de aproximadamente 600 soldados. Estaba allí la casa de Sam Ravel, un hombre a quien Villa le había dado el dinero para comprar armas. Ravel nunca le entregó las armas, ni le devolvió el dinero.

Antes del ataque Villa les dijo a sus hombres las razones del ataque y porqué había decidido atacar este pueblo americano, Él les dijo que el gobierno de Carranza había vendido prácticamente México a los americanos. También mencionó cómo los EE.UU. se habían atribuido el poder para nombrar a tres miembros ministeriales mexicanos. Sin embargo, todos esto significó muy poco para los soldados analfabetos del ejército de Villa.

Uno de los oficiales de alto rango de Villa, Pablo López, puso todo en términos claros. “Queremos la venganza en contra de los americanos,” gritó. Luego López dijo que los EE.UU. eran culpables de su derrota en Agua Prieta y en Celaya. Acusó a los americanos de permitir a los Carrancistas viajar en tren por el lado americano para reforzar su guarnición. Villa agregó otra imputación seria, diciendo que los EE.UU. les habían vendido armas y municiones defectuosas.

El remate, sin embargo, fue el acto terrible que había ocurrido sólo dos días antes en El Paso. Según los reportes de la época, lo que sigue era práctica normal. Unos 20 mexicanos habían sido arrestados por la policía local y habrían sido empapados con querosén para despiojarlos.

Alguien puso fuego muy cerca de los hombres. Nunca será probado si el fuego fue un accidente o no. Sin embargo, los 20 mexicanos se quemaron vivos. Después de oír esta historia, los soldados de Villa estaban ahora sí, listos para luchar en contra del ejército americano entero.

A las 4:45 de la mañana del 9 de marzo los hombres de Villa montaron rumbo a Columbus, disparando dentro de las barracas del ejército acuartelado y tomando por sorpresa a los soldados americanos. Otro grupo montó rumbo al pueblo disparando contra las casas y a cualquier civil que saliera. Los Villistas atacaron entonces un hotel y allí mataron a cuatro de los huéspedes.

Villa se había quedado del lado mexicano de la frontera con un grupo pequeño de sus hombres. Entretanto sus invasores estaban buscandoa Sam Ravel, pero nunca fue encontrado. Ya había dejado el pueblo mucho antes, pues tenía una cita concertada con su dentista en El Paso.

Las tropas americanas regresando de su sorpresa ya estaban disparando en persecución de los Villistas todavía en la oscuridad previa del amanecer. Muy pronto los cielos se iluminaron con el resplandor del fuego iniciado por los invasores en el hotel. Esto les dio mejor visibilidad a los americanos pudiendo distinguir mejor sus blancos. Cerca de las 7:30 de la mañana y después de tres horas de ataque, un clarín villista tocó la retirada. Los mexicanos recogieron sus heridos y retornaron a México.

Las tropas americanas perseguían y disparaban a los mexicanos en su retirada y penetraron hasta aproximadamente cinco millas dentro de México. Allí, los soldados americanos encontraron fuerte resistencia de las luchadoras fuerzas de Villa. Los americanos se retiraron rápidamente y retornaron a Columbus.

Más de 100 Villistas habían muerto en el ataque. Se calcula que murieron aproximadamente 17 americanos, principalmente los civiles.

Después de su derrota en Celaya, Pancho Villa tenía ahora una victoria, de la cual podría sentirse orgulloso.

Lo que vendría después habría de sorprender a todos...

Katz, Freidrich, Katz. The Life and Times of Pancho Villa. Stanford University Press, 1998

Conclusiones:

¿Que semejanza puede tener este triste acontecimiento, con el actual que vive el pueblo norteamericano? Queda al criterio de cada una de las personas que lea esta página decidirlo.

¿Qué razones tuvo Villa para atacar Columbus? También habría que analizar con cuidado las que arriba de este párrafo se mencionan y entender que el Villa de 1916 era un hombre muy distinto del de años previos, pues cargaba con una serie de derrotas que Obregón le había infringido a su otrora famosa División del Norte.

¿Sabía el presidente Woodrow Wilson de las intenciones de Villa? Yo en lo personal no lo creo así, pero es evidente que una situación como esta le sirvió de justificación para el movimiento de las fuerzas armadas y la invasión del territorio mexicano, desde luego que en una magnitud que a mi modo de ver fue una exageración.

¡10,000 hombres tan solo para capturar a Pancho Villa!

Había otras razones, como la inminente entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y que necesitaba probar sus equipos y sus fuerzas expedicionarias en condiciones climáticas difíciles.

¿Fue posible hacer justicia y capturar un solo hombre tan escurridizo y hábil como fue Pancho Villa? Es evidente que no fue así, pues después de 11 meses tuvieron que regresar con las manos vacías, a pesar de su poderío bélico y sofisticados equipos.

Villa en Tucson, Arizona

Pancho Villa invade dos veces EE.UU.

Tucson, Arizona. - Como si se tratara de una broma de mal gusto para los estadounidenses y para el estado más controversial por su famosa ley anti inmigrante la SB 1070, la estatua de Pancho Villa luce en el centro “Downtown” en la plaza más importante de Tucson, por la calle Congreso, enseguida de los edificios de Migración y del palacio de Justicia. No se tiene ninguna figura de un héroe de los estados unidos colocada en este importante sector, donde debería estar la esfinge de un George Washington o de un Abraham Lincoln; Mas sin embargo se encuentra la figura del Centauro del Norte, Doroteo Arango, el mismo Pancho Villa, quién ha sido el único en invadir los Estados Unidos en Columbus, cuando llegó con sus tropas quitó la bandera norteamericana y colocó la bandera mexicana.

La estatua de Pancho Villa en Arizona tiene una controversial historia, no fue fácil, ya que primeramente estaba programada para ser colocada en Phoenix, como un regalo del entonces Presidente de la República José López Portillo en el año de 1981, pero los grupos más conservadores y racistas de la capital se movieron para que esta estatua no fuera colocada en la capital del estado. En medio de una gran polémica por fin fue aceptada por presiones de los latinos y de la cámara de comercio hispana e instalada en el centro de Tucson Arizona, de nueva cuenta Pancho Villa se había salido con la suya.

 

Fuentes: Museo del Depósito del Ferrocarril

http://www.mexicomaxico.org