El Cráneo 5

El Cráneo 5: ¿Una nueva especie de individuo Homo Sapiens?

EL Cráneo 5, es el nombre de un fósil de 1,8 millones de años que ha sido descrito como el primer cráneo completo de un homínido adulto con ese grado de antigüedad.

El cráneo bien conservado fue descubierto en pedazos entre los años 2,000 y 2,005 en Dmanisi, Georgia. Según los investigadores, el descubrimiento "ofrece la primera evidencia que un Homo primitivo compuesto por individuos adultos con cerebro pequeño, pero con la masa corporal, estatura y cuyas proporciones dan la variación en sus extremidades para alcanzar el límite inferior del rango de un hombre moderno".

A diferencia de otros fósiles de Homo, tiene un número de características primitivas como una cara larga, simiesca, dientes grandes y un pequeño espacio craneal alrededor de un tercio del tamaño de la de un ser humano moderno. Esto confirma que, contrariamente a algunas conjeturas, los primeros homínidos no necesitaban grandes cerebros para salir de África.

Por lo tanto, el descubrimiento del “cráneo 5”, junto con los restos de los otros cuatro homínidos en Dmanisi, les dio a los científicos la oportunidad de comparar y contrastar los rasgos físicos de antepasados que vivían aparentemente en el mismo lugar al mismo tiempo.

En octubre de 2013, después de ocho años de investigación, autor del estudio Dr. David Lordkipanidze, investigador en el Museo Nacional de Georgia en Tbilisi y el estudio del líder, sus colegas dijeron que las diferencias entre estos fósiles no son más pronunciadas que entre cualquiera de 5 seres humanos modernos y cinco chimpancés. Los homínidos que dejaron estos fósiles, señalaron, eran absolutamente diferentes uno de otro, pero son miembros de una misma especie.

Este descubrimiento consiguió hacer polémica, porque el Dr. Lordkipanidze afirma que las similitudes entre el nuevo cráneo de los restos de Georgia y el Homo erectus de Java e Indonesia puede significar que hubo continuidad genética a través de grandes distancias geográficas. Además, los investigadores de Dmanisi sugieren que el registro fósil de los que han sido considerados como especies de este período de tiempo, como el Homo Ergaster, Homo Rudolfensis y Homo Habilis, podrían ser las variaciones en una misma especie, de Homo Erectus.

En otras palabras, así como las personas se ven diferentes unos de otros hoy en día, por la misma razón, se verían los primeros homínidos diferentes uno del otro, y la desemejanza de sus huesos encontrados solo pudo haber engañado a los científicos a pensar que procedían de diferentes especies. Por lo tanto, esta nueva teoría desafía la actual comprensión de cómo los principios familiares humanos deben clasificarse.

Sin embargo, los investigadores de Antropología no involucrados con la excavación de Dmanisi, no están de acuerdo en la idea de que es el mismo Homo Erectus el de África, que el de Asia, o que cada especie de Homo de este periodo de tiempo sean toda una sola especie, pero hay un amplio reconocimiento de que los nuevos hallazgos son un momento clave en el estudio de la evolución.