General de División
MANUEL MONDRAGÓN
(1859-1922)

Nació en Ixtlahuaca, Estado de México en 1859. Adolescente ingresó al Colegio Militar, donde siguió la especialidad del arma de Artillería. Posteriormente aplicó sus conocimientos técnicos en la Maestranza Nacional y la fundición Nacional de Artillería.

Adquirió prestigio técnico por el diseño y construcción de un cerrojo del fusil máuser y del cañón Saint Chaumond. En 1907 fue nombrado Director del Departamento de Artillería; formuló un proyecto de la Ley de Reglamento del Ejército, sobre la base del servicio militar obligatorio.

Fue profesor del Colegio Militar en donde escribió un libro llamado Defensa de las Costas y dirigió la fortificación de los puertos de Salina Cruz en el Océano Pacifico y Puerto México en el Golfo.

Como militar del régimen dictatorial combatió al movimiento maderista y se ligó con los Generales Bernardo Reyes, Victoriano Huerta y Félix Díaz. Solicitó licencia en 1912, pero en 1913 se encontraba nuevamente en el Ejército. 

En febrero de 1913 se le otorgó el grado de General de División. Inició la revuelta y cuartelazo contra el Presidente Madero, unido a Bernardo Reyes y Félix Díaz, estrechando sus nexos con el General Victoriano Huerta cuando éste obligo a renunciar al Presidente Madero.

Al asumir el General Victoriano Huerta la Presidencia del país fue nombrado Secretario de Guerra y Marina. Poco tiempo duró en dicho puesto, pues en junio de 1913 renunció ante las acusaciones de políticos huertitas prominentes y de la opinión pública, de ser culpable del avance de las fuerzas revolucionarias, por su incapacidad y pésimo planteamiento de la campaña contra ellas.

Triunfante la Revolución Constitucionalista el propio Huerta lo expulsó del país, atendiendo al rumor sobre un complot para derrocarlo. Marchó a España y murió en San Sebastián en 1922.

Manuel Mondragón es un personaje olvidado de la historia de México. No es para menos, a pesar de ser un excelente diseñador de armamento; estuvo en el bando equivocado de la guerra no una, ni dos, sino tres veces. Y como bien dicen: la historia la escriben los vencedores.

A principios de los 1890s en Tacubaya, México, le sería encargado a un oficial del ejército mexicano uno de los retos armamentísticos más importantes del mundo en aquel momento: la creación de un rifle automático (metralleta) de infantería confiable.

No tenía mucho con qué trabajar. México era por entonces un país pobre, aquejado por múltiples conflictos civiles y antagonismos sociales. Era un estado agrario, sin capacidad de producción industrial, y sin un conocimiento técnico que sirviera como plataforma para el desarrollo tecnológico de lo que le estaban solicitando.

También existía otro pequeño detalle: las metralletas aún no habían sido inventadas. Es más, aún se estaban perfeccionando el fusil mono tiro (los rifles donde una pulsación del gatillo produce una bala, sin necesidad de recargar manualmente).

México era gobernado por el dictador Porfirio Díaz, el cual—en un intento de asegurar prestigio, fama y seguridad—apoyó los esfuerzos de Mondragón.

En 1893 Mondragón presentaría el primer rifle semi automático, su fama fue catapultada a un escenario donde los diseñadores de armamento profesionales de Alemania, Inglaterra, Francia, Italia y Estados Unidos seguían trabajando sobre rifles mono tiro.

Rifle Semi Automático Mondragón

Aunque se diseñó en México, no se tenían fábricas capaces de montar un equipo tan sofisticado, por lo que se enviaron los diseños Schweizerische Industrie Gesellschaft (SIG) en Neuhausen, Suiza. Allá Mondragón entabló amistad con el director del Centro de Pruebas Armamentísticas en Thunn y le ayudó a diseñar un cartucho adecuado para el novedoso rifle.

Esquema de los mecanismos del rifle automático Mondragón

Reconocimiento del Rifle Automático Mondragón

El resultado tuvo sus altas y bajas. Pateaba demasiado, requería bastante mantenimiento, y el funcionamiento estaba ligado a la calidad de las balas. Si había una bala de mala calidad que no generara la suficiente presión, no existiría suficiente energía para cargar la siguiente bala (Similar a como funciona los rifles de asalto AK-47).

Aunque, por otra parte, simplemente el mantener presionado el gatillo y verían caer a sus adversarios uno a uno. Otra cualidad inesperada fue que el rifle era extraordinariamente preciso.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania agregó una mirilla y lo usó en modo mono tiro como rifle de francotirador.

Mondragón seguiría patentando varias armas, algunas de las cuales se pueden encontrar en Google Patents. El más curioso es esta bayoneta/pala, que según Mondragón serviría para cavar trincheras, acuchillar enemigos, y para cortar madera o cables (cada uno de los bordes tenía un filo especial para cada material).

La Balloneta / Pala

La foto viene de esta página donde piensan que tiene la inscripción porque posiblemente el hierro proviene del pueblo de Madera, en México. Según la descripción del propio Mondragón en Google Patents se equivocan.

Además diseñó el cañón Saint Chaumond-Mondragón que (cincuenta años después de su diseño) seguiría, ya que sería usado por el ejército de Israel en la guerra contra lo que hoy es Palestina. Debido a su origen mexicano, los israelís lo apodarían "La Cucaracha".

El cañón Saint Chaumond-Mondragón "La Kukaracha" (notese la placa con letras hebreas, este cañón se encuentra en el museo de historia de Israel),

Por otro lado, Estados Unidos consideraba vital para su desarrollo nacional la construcción de un canal interoceánico, que permitiese conectar los puertos de sus dos costas, y estaban dispuestos a lo que fuese con tal de conseguirlo, como después lo demostró la Historia, cuando destruyeron la integridad territorial de Colombia y de plano crearon una colonia norteamericana llamada Panamá.

Pero Panamá no era el lugar ideal, la zona de Tehuantepec-Coatzacoalcos era mucho mejor, más plana, más cerca, requeriría menos trabajo y les permitiría a los buques una singladura, mucho más corta, la palabra singladura es la distancia que recorre una nave en veinticuatro horas, contadas en general des-de el mediodía) los norteamericanos intentaron por todos los medios de hacerse de la zona.

Fue durante el gobierno de Porfirio Díaz que comenzaron las negociaciones, los norteamericanos le ofrecieron primero la compra de los estados de Oaxaca, Veracruz y Tabasco; la cual rechazo, después de todo el Dictador había peleado en todas las guerras de México contra los extranjeros y conocía muy bien las intenciones de estos.

Cuando no se pudo por esos medios, se intentaron otros, ciudadanos norteamericanos empezaron a comprar tierras en la costa del pacifico, pero eran prestanombres de un Filibustero llamado William Walker, que estaba organizando un gran grupo armado, con el cual declararía la "independencia" de los territorios comprados para después vendérselos a su gobierno por un precio mucho mayor.

Pero el gobierno ya tenía experiencia con esto, lo mismo habían intentado hacer en Baja California, Sonora y así se había perdido Texas, por lo que se hizo una nueva ley que prohibía a los extranjeros comprar tierras en lugares estratégicos del país.

Cuando todas las triquiñuelas fallaron, intentaron la última, una ocupación militar de Salina Cruz, para ello enviaron al Escuadrón del Pacifico, compuesto por un acorazado, varios cruceros y algunos destructores, junto a varios transportes de tropas.

El gobierno de México no se había quedado cruzado de brazos, había reforzado la defensa de Salina Cruz, enviado tropas del entonces moderno Ejército Federal, con oficiales superiores bien probados en los combates de la Guerra contra los franceses, pero lo más importante, había hecho un gran esfuerzo en crear una eficiente Defensa Costera, el gran ingeniero Mondragón, quizás el más grande armero en la Historia de México, fue comisionado para crear las piezas de artillería más grandes que jamás se hubiesen hecho en el país.

Corría el año 1909, el Presidente Don Porfirio Díaz, hombre muy astuto, intuyó las intenciones de los norteamericanos y le dijo: "Manuelito…estos güeyes nos van a venir a invadir y será por el puerto de Salina Cruz".

Y no se equivocaba Don Porfirio Díaz… Salina Cruz ya poseía una infraestructura de cualquier puerto del mundo. La compañía inglesa Pearson and Son Limited, había recién terminado las obras del ferrocarril hasta Puerto México, hoy Coatzacoalcos, el dique seco, el astillero, los malecones Este y Oeste, y también el nuevo faro, ya que el anterior era demasiado viejo, hecho por Cortés en 1528 el cual aún lleva su nombre.

Y luego le dijo el Presidente: “Manuelito, como tú conoces un chingo sobre armamento, te me vas inmediatamente para Alemania a comprar armamento de lo más actualizado que tenga esa nación, pero te me vas en un buque de la marina mercante, pues esos alemanes se preparan para una gran guerra”.

Don Porfirio sabía que Alemania estaba por encima del Reino Unido y Francia en armamento. Así que llego a la Alemania del Emperador Guillermo II y ya lo esperaba el General Erich Ludendorf, para llevarlo a la Fried Krupp A.G donde fabricaban cañones y municiones. “Cuál fue mi asombro, que no pude tragar saliva, estaba en la fábrica de armas más grande que había visto. Le pregunté al General Erich, por medio de un intérprete le dije que requería dos cañones de los de mayor alcance hasta entonces y me llevaron a donde estaban estos. Eran impresionantes esos hermosos cañones llamados “K”, por ser de la familia “Krupp” calibre 305 mm, con un alcance de 15 Kilómetros y el peso de las balitas de 402 kilos cada una. De las cuales solo me llevé 400 balas y dos cañones. Las balas las reconstruimos en México y fabricamos miles de ellas y a los dos cañones les modificamos las ruedas y la forma de armar y desarmar para el traslado. El cañón “Gran Bertha", otro Krupp, pero de calibre 402 mm, ya estaba en proceso de fabricación, para usarlo en la primera gran guerra”.

Posteriormente los cañones diseñados por Mondragón fueron fabricados allí mismo los llamados Saint Chaumond-Mondragon.

México por medio del general Mondragón, mandó colocar uno de los cañones “K”, a un lado del cerro donde se ubica el Faro de Cortés, el Cerro Morro que da a la bahía la Ventosa a una altura de 50 metros sobre el nivel del mar. El otro cañón “K” … en el cerro San Pablo a una altura de 130 metros de altura sobre el nivel del mar. Con vista al nuevo Faro de Salina Cruz recién inaugurado. Los cañones “K” debieron de estar emplazados en una muy buena base y con las mediciones matemáticas correctas para tener bien controlada toda la zona marítima alrededor de Salina Cruz.

“Tendríamos 15 kilómetros de distancia entre ellos y nosotros. El cañonero más poderoso norteamericano tenía un alcance de 10 Km, así que al acercarse los íbamos a pulverizar.

Los norteamericanos nunca creyeron que hubiese una defensa eficiente, así que pusieron proa al puerto… el acorazado entró dentro del rango de la artillería costera mexicana, que hicieron un primer disparo de advertencia, los norteamericanos vieron con estupor que cayó justo enfrente del buque en la cabeza de la formación, pero aun si, siguieron, creyeron que era un tiro de suerte, cuando el segundo disparo voló parte de la superestructura, entonces se dieron cuenta de que la flota no duraría ni quince minutos si seguían adelante, los cientos de metros que aún hacían falta para que sus artillerías pudieran disparar, ya ellos portaban cañones de fabricación inglesa con un calibre de 240 mm del arsenal del Woolwich y su alcance era de 10 Kilómetros, así que dieron vuelta y emprendieron la retirada fuera del alcance de nuestros cañones, y fondearon en los límites de 11 millas náuticas alrededor de 17 kilómetros, entonces apagamos los dos Faros. Y así permanecieron por 32 días, hasta que Taft (el presidente norteamericano en funciones en aquel entonces), dio la orden de retirada… “

La única foto conocida de la Artillería Costera de Salina Cruz,
al parecer el hombre al centro es el Ingeniero Mondragón

Como colofón los norteamericanos se dieron por vencidos y prefirieron adquirir el Canal de Panamá.

México compró la patente de los cañones “K” y se les hicieron las modificaciones adecuadas a las características del artillero mexicano.

Los cañones fueron desmontados por orden de Francisco I. Madero que finalmente aceptó bajo la presión norteamericana en retirar los cañones a cambio del reconocimiento oficial y la provisión de armamento para sus tropas, parece que los cañones fueron desmontados y vendidos a Turquía, que los usó en la defensa de los Dardanelos.

Pieza de Artillería de la batalla de los Dardanelos, muy parecido a los cañones “K” sin embargo (no es exactamente igual parece que la punta fue recortada, tal vez para causar más daño a corta distancia o la perspectiva de la foto no ayuda a una buena comparación).

A pesar del ingenio de Mondragón, Porfirio Díaz no pudo contener la gran olla de presión que era México a principios del siglo pasado, y en 1910 estalló la Revolución Mexicana. Mondragón estuvo—evidentemente—del lado del dictador que lo apoyó en su camino a la fama. Sin embargo, en 1913 Madero triunfó e instauró un brevísimo régimen democrático, solo para ser derrocado y asesinado a manos de un compañero revolucionario suyo: Victoriano Huerta.

Huerta instauró una nueva dictadura e hizo a Mondragón General del Ejército Mexicano, sólo para ser exiliado tras derrotas a manos de contra-contra-revolucionarios y rumores de que quería instaurar un golpe de estado. Se marchó en España, donde murió en 1922, no sin antes habérsele otorgado la Legión de Honor por el gobierno francés.

Tras sólo un año de dictadura, Victoriano Huerta tendría que renunciar bajo presiones de batallas perdidas y un pueblo enardecido por sus actos. Huyó del país y tras un par de años planeando cómo llevar a cabo otro golpe de estado, murió de cirrosis. Está demás aclarar que Huerta es uno de los personajes más viles de la historia mexicana.

No solo Villa les pegó a los Norteamericanos, también Mondragón lo hizo

Carmen Mondragón, la Poeta Nahui Ollin

Y así, estando Mondragón del lado equivocado de la historia (por voluntad propia) no ha pasado a ser más que un pie de página en la historia. Pero no sería su última deshonra: su hija fue Carmen Mondragón, mejor conocida como Nahui Ollin, fue una prominente poetisa del grupo de los intelectuales de extrema izquierda en México en los 40s. Seguro su padre se revolcó en su tumba.

Carmen Mondragón Vida y Obra

Tomado de:

Apologeta del Periódico Siglo de Torreón

de Wikipedia

Historia de Fringe y YouTube