El mensaje enviado por el radiotelescopio de Arecibo y Dos categorías de agroglifos... y dos categorías de autores

Si hemos comprendido que los agroglifos son mensajes, o señales, enviados por seres inteligentes desconocidos por el hombre, y dirigidos al hombre, a todos los hombres, la cuestión de la identidad de sus autores es obviamente esencial, y la cuestión del sentido de estos mensajes es aún más fundamental.

Los seres inteligentes inmateriales con la capacidad de desmaterializarse pueden ser designados como seres espirituales, o para emplear otro lenguaje, seres viviendo en otra dimensión, o en otro plano.

Dos agroglifos de tipo muy diferente a los descritos anteriormente han aparecido en Inglaterra estos últimos años.
  • Figura 1

  • Figura 2

Agroglifo de respuesta al mensaje de Arecibo

El primero aparecido en el año 2001 al pie del observatorio astronómico de Chibolton, está en dos partes : la primera es la representación de una cara « humanoïde », y la otra es un rectángulo que contiene un encasillado de puntos, llamado mensaje de Chibolton (del nombre del observatorio) (fotos 1 y 2). Pudo descifrarse este mensaje fácilmente cuando se vió que el agroglifo se asemejaba mucho a la representación visual del mensaje enviado por un equipo de astrónomos investigadores en 1974, y con destino a estrellas alejadas, en el marco de un programa de investigación sobre la existencia de otras inteligencias en el universo. Este programa americano : el SETI (Search for Extra Terrestrial Inteligences, o búsqueda de inteligencias extraterrestres), fué dirigido por Carl Sagan. Enviaron un mensaje codificado en forma de ondas electromagnéticas con el telescopio de Arecibo (Puerto Rico). 

Figura 3

Cuando se representa este mensaje en forma visual  (foto 3), nos damos cuenta en efecto de que su estructura es muy similar a la del mensaje descubierto en el campo de Chibolton (foto 4), lo que indica que el código utilizado es el mismo. Pero aparecen diferencias, que permiten considerar que el mensaje de Chibolton constituye una « respuesta » al mensaje de Arecibo. Al conocer el código de estos mensajes, la respuesta pudo ser descifrado

Figura 4

Una interpretación del mensaje de Chibolton (2001)

 Los mensajes de Arecibo y Chibolton se leen de arriba abajo.

En la línea superior, se indican las cifras de 1 a 10 expresadas en código binario. Esta línea es idéntica en los dos mensajes.

Abajo figuran, en el mensaje de Arecibo, los números atómicos de los elementos principales que constituyen el ADN del cuerpo humano, es decir el hidrógeno, el oxígeno, el carbono, el nitrógeno y el fósforo. Una primera diferencia aparece en la respuesta de Chibolton : el elemento Silicio ha sido añadido, significando que el autor de esta respuesta posee también silicio en su ADN, además de los mismos elementos que nosotros.

Más abajo figuran, sobre cuatro líneas, las fórmulas químicas de los nucleótidos que constituyen la base del ADN humano. Las mismas fórmulas moleculares aparecen en el mensaje-respuesta, lo que muestra que la constitución física de sus autores es verdaderamente muy cercana de la de los seres humanos.

Más abajo encontramos un esquema simplificado de la molécula de ADN, con el número de nucleótidos básicos que la constituyen. En la respuesta, se ve fácilmente que la molécula correspondiente de los autores está más compleja.

Por debajo, en el centro, la representación de la silueta de un ser humano con, a la derecha, la estatura media (1,74 m) y, a la izquierda, la población mundial en 1974 (4,29 mil millones). En el mensaje respuesta, se descubre la silueta de un ser representado con una gran cabeza, de estatura pequeña (1,01 m), y la población correspondiente parece ser de 21,3 mil millones.

Más abajo tenemos, en el mensaje de Arecibo, una representación del sistema solar con el sol (a la derecha) y sus nueve planetas. El tercer planeta (a partir del sol) está desplazado para indicar que los seres humanos autores del mensaje viven en este planeta : la Tierra. Los cuatro planetas siguientes, que son planetas gigantes, están representados con mayores dimensiones.

En el mensaje respuesta de Chibolton, tenemos también una estrella con sus nueve planetas, con lo que dan entonces una información sobre el sistema estelar ocupado por los autores del mensaje, ¡ pero el código utilizado (elegido por los hombres) no había previsto dar más precisión ! Nos encontramos enfrentados a esta coincidencia de que este sistema estelar posee el mismo número de planetas que nuestro propio sistema solar : ¿ es significativa esta coincidencia ? Propongo la hipótesis de trabajo siguiente, aunque pueda parecer extravagante : que los dos sistemas pudieran ser el mismo. Según esta hipótesis, el autor estaría entonces presente sobre los planetas desplazados : número tres (la Tierra), cuatro (Marte) y cinco (Jupiter). Pero este quinto planeta no está representado simplemente como en el mensaje inicial de Arecibo. Tenemos aquí un conjunto de cuatro « puntos », que hacen pensar en los cuatro satélites de Jupiter. Ahora bien, resulta precisamente que el planeta Jupiter es un planeta gaseoso, por lo tanto impropio para una vida material, y que posee cuatro satélites principales de naturaleza telúrica (que Galileo había observado el primero con ayuda de su telescopio). En realidad posee un gran número de otros satélites, pero de tamaño más pequeñno. Esta representación de lo que podrían ser los cuatro satélites principales de Jupiter tiende a dar un poco más de peso a la hipótesis anterior.

En la parte baja del mensaje de Arecibo, encontramos una representación esquemática del telescopio que fué utilizado para la emisión de la señal (vemos en el centro la fuente de la señal, la cual reflexiona simétricamente por el espejo hacia abajo), con sus características geométricas.

En la parte baja del mensaje de Chibolton, podemos suponer que vamos a encontrar una representación del instrumento que fue utilizado para la emisión del mensaje. Ahora bien, ¡ los especialistas están de acuerdo en ver en esta representación una copia (simplificada) del agroglifo aparecido el año anterior (en el 2000)... al pie del mismo telescopio de Chibolton (fotos 5 y 6) ! Podemos ver en este agroglifo del año 2000 una antena, representada por una imagen fractal : el círculo central se divide en dos círculos a la derecha y a la izquierda ; luego cada uno de ellos se divide de nuevo en dos, y así sucesivamente, terminando a cada vez en tres puntos de suspensión... como un haz electromagnético que se divide progresivamente y se difunde en el espacio hasta el infinito.

Pero el hecho de que esta antena, que logicamente debería ser el instrumento con el cual se envió el mensaje de Chibolton, se sitúa al pie del observatorio, podría entonces querer decir que el mensaje ha sido enviado desde allí mismo, es decir que el autores está presente allí mismo, o dicho de otra manera : ¡ que está entre nosotros ! ¡ Esta conclusión, que parece extravagante, es en cualquier caso coherente con la interpretación de la línea anterior del mensaje, según la cual el autor estaría presente sobre la Tierra !

Está claro que este razonamiento es perfectamente discutible y no constituye de ningún modo una demostración, pero presenta la ventaja de ser coherente. Tiende a mostrar que el autor del mensaje de Chibolton es un ser de tipo humanoide (véase la cara asociada al mensaje) pero dotado de un cuerpo de pequeña estatura y de una cabeza grande (con relación al hombre). Pero su civilización podría estar presente en varios planetas de nuestro sistema solar (¡ entre los cuales la Tierra !). Su cuerpo seguramente no tendría la misma densidad que el nuestro puesto que realizó este agroglifo al pie del observatorio sin haber sido visto : tendría entonces la capacidad de volverse invisible, es decir de desmaterializarse... ¿ Ciencia ficción o realidad ? El agroglifo de Chibolton en cualquier caso fué bien real.

  • Figura 5

  • Figura 6

Traducción del mensaje de Crabwood (2002)

El segundo agroglifo de tipo diferente apareció en el 2002 en Crabwood, cerca de la ciudad de Winchester, en la misma región que el anterior. Representaba también un rostro pero de un tipo diferente (tipo alien), asociado a un disco en el cual estaba como « impreso » un mensaje (fotos 7, 8 y 9). Se ven en efecto una serie de « puntos » ajustados sobre una espiral, lo que inevitablemente hace pensar en un disco compacto que contiene informaciones impresas sobre una pista de lectura. Pudo descifrarse este mensaje fácilmente ya que pareció ser la traducción en ASCII (lenguaje informático) de un texto escrito en inglés. Este texto no proporciona tampoco respuesta explícita sobre la identidad de su autor, pero el rostro asociado indicaría que el autor sería un ser « extraterrestre » de tipo diferente del hombre, y diferente del autor del mensaje de Chibolton.

Debemos comprender que este agroglifo es el primero y el último de este tipo hasta la fecha. Es el único que contiene un mensaje escrito en una lengua humana : inglés transcrito en código ASCII.

Una vez traducido al español, obtenemos : « Desconfíen de los portadores de falsos regalos y de las promesas no mantenidas. Mucha pena pero aún están a tiempo. Crean. Hay cosas buenas allá. Nos oponemos al engaño. »

Este mensaje enigmático quiere incitarnos a la prudencia, al discernimiento, y a no ceder a las ilusiones...

Estos dos agroglifos son totalmente originales y absolutamente únicos : no solamente son los dos únicos que representan un rostro entre los miles de formaciones observadas hasta ahora ; sino que también son los dos únicos que contienen un mensaje explícito con informaciones inteligible dirigida al hombre..

Además esto podría hacernos sospechar una superchería humana, pero es importante observar que el mensaje de Chibolton por ejemplo se realizó casi bajo las ventanas del observatorio en el cual trabajan permanentemente un gran número de meteorologos, y en un campo cuyo acceso está prohibido.

Por otra parte, las técnicas de expresión utilizadas tanto en el primer mensaje (encasillado de puntos dentro de un rectángulo) como en el segundo (puntos alineados en espiral dentro de un círculo) son totalmente originales. Algunas formaciones de los últimos años representan también un disco con una serie de puntos, pero en estos casos siguen siendo una representación puramente geométrica, sin ningún contenido explícito o mensaje cifrado.

En cambio, los miles de agroglifos que se han observado desde principios de los años 1990 (cuando los autores superaron la fase de círculos y segmentos) tienen una relación a menudo evidente con la geometría sagrada, o con el simbolismo esotérico, o con teorías matemáticas o físicas, etc... pero no contienen ningún mensaje explícito e inteligible como en los dos casos anteriores.

  • Figura 7

  • Figura 8

  • Figura 9