El origen del trompo

El trompo o peonza es sin lugar a dudas uno de los juegos infantiles más tradicionales alrededor del mundo. Y por tradicionales quiero decir amenazado por esta modernidad en la que los críos no abandonan la consola ni para ir al baño. Pero antes de que aparecieran las consolas, cuya electricidad la transporta el demonio, el trompo era uno de los pasatiempos favoritos de los niños. El trompo consiste en un cono de madera dura rematado con una púa. Al trompo se le enrolla un cordel, y luego se lanza reteniendo el cordel: al distenderse, el cordel se desenrolla y le confiere giro al trompo, el cual si cae de manera adecuada sobre el suelo, quedará girando y bailando sobre su púa. Sólo por si alguien ya no se acuerda de cómo eran.

El trompo dio origen por supuesto a algunos dichos populares, hoy en día tan en desuso como el trompo mismo. Decirle a alguien que se agarre trompo en la uña significaba darle ánimos para aguantar una situación difícil. Ser el trompo de ñiques significaba ser el blanco de todos los tiros: el ñique en efecto es un juego en que se arroja un trompo contra otro para que la púa del primero raye, astille o derechamente haga trizas a la pobre víctima (otra prueba más de que los niños suelen estar más cerca de la malignidad que de la inocencia). Y cuando hay un cargo disponible y muchos tiburones dispuestos a saltar sobre él, se solía decir que había muchas cuerdas para un mismo trompo.

Menos conocido es el hecho de que el trompo deriva de una invención para obtener fuego. Parece ser que los primeros trompos eran parte integral de un mecanismo más grande. Al usarse el mismo, la púa de madera giraba a velocidad endemoniada contra una tabla o un pedazo de leño, y de la fricción nacía el fuego. Al separarse dicha pieza, podía utilizarse para jugar. Muchos eruditos latinos nos han dejado testimonio del trompo, tal y como Persio Flaco Aulio, Catón el Viejo, Ovidio y Virgilio. En las ruinas de Pompeya, por su parte, se han reportado trompos de barro. Uno podrá preguntarse qué tan resistentes podrán haber sido, confeccionado con ese material, pero en fin...