La Teoría de las Geoproto Civilizaciones (GPC) Parte 6
del libro La Prehistoria Jamás contada©
de la Teoría de la existencia de Geoproto Civilizaciones©
de Roberto Zetina

Las Calaveras de Cristal de 3,500 años de antigüedad (posiblemente otra cultura de transición)

Hoy les traigo lo que supone uno de los mayores enigmas de la arqueología. Las calaveras de cristal son una serie de artefactos que que representan cráneos humanos a la perfección, y están talladas en cuarzo transparente o lechoso, y son citados en una oscura leyenda maya...si se consigue reunir las 13 calaveras de cristal, estas desatarán un poder y un conocimiento inimaginables para el ser humano.

Se dice que hubo 12 calaveras de cristal talladas en otros mundos, antes de que se hundieran estos les dieron a los Mayas estas cráneos humanos a la perfección, y están talladas en cuarzo transparente o lechoso, y son citados en una oscura leyenda maya...si se consigue reunir las 13 calaveras de cristal, estas desatarán un poder y un conocimiento inimaginables para el ser humano.
 
Cuenta la leyenda acerca de 12 calaveras de cristal talladas en otros mundos, antes de que se hundieran estos les dieron a los Mayas estas calaveras que dentro tienen una sabiduría absoluta que el mundo debe escuchar, la número 13 fue tallada en la Tierra y se dice que debemos reunirlas todas, ya que están dispersas en todo el mundo, cuando lo consigamos recién ahí podremos descifrar el mensaje que tienen para nosotros desde el comienzo de los tiempos y aún no hemos podido escuchar, desde el principio el hombre se esforzó en gran manera para poder encontrarlas y sigue en la tarea porque no se pierde la fé de que algún día lo conseguirá.

El arqueólogo Mitchell Hedges al centro de la foto

Hasta el momento, se han descubierto 8 calaveras (de 13 que habla en la leyenda), de origen ciertamente desconocido, en América y Asia. Algunas han sido datadas de la época de la civilización maya, sin embargo, también han sido halladas otras de finales del siglo XIX, que son calificadas como "buenas falsificaciones", por lo cual el número de verdaderas calaveras sería inferior.
 
La historia inicia  en la ruinas de una ciudad fantasma, denominada como Lubaatún, la hija adoptiva del arqueólogo, Anna, observó durante varios días un fuerte y enigmático resplandor, que surgía entre las piedras caídas de los edificios y templos que los trabajadores estaban desenterrando y despoblando de la amplia vegetación que los cubría.
 
Tras excavar en la zona, la expedición no podía dar crédito a su "casual" hallazgo. Antes sus ojos apareció impecable, una perfecta replica de un cráneo humano elaborado en cristal de roca. En las manos de un nervioso Mitchell-Hedges, el medico y experto en cultura maya, el profesor Thomas Gann, examinó cuidadosamente la calavera.
 
Se trataba de una "escultura" de 12´7 cm de altura y unos 5 kilos de peso realizada en una sola pieza, con el detalle de la mandíbula articulada. El tallado y el pulido del cráneo era sencillamente magistral, inexplicable. No existía ni el mas mínimo vestigio en la brillante superficie (arañazos, marcas, surcos, etc) que pudieran indicar los materiales o utensilios utilizados para tallar semejante prodigio de la "joyería".
 
Oficialmente, la calavera de cristal, o cráneo del Destino como fue bautizado, se dató entre el 1300 y 1400 D.C., adjudicandolo a la época azteca. Sin embargo esto contradecía, a los propios indígenas de la zona, que tras ser entrevistados por el propio Mitchell-Edges, afirmaban que la calavera tenía, según sus antiquísimas tradiciones, una antigüedad de al menos 3600 años... 
 
Pero ahí no acaban las sorpresas. La Compañía de alta tecnología Hewlett-Packard, sometió a la pieza a diversos análisis, concluyendo que, aproximadamente, se hubieran necesitado 300 años de trabajo continuado para elaborar el cráneo. Lo que hubiera supuesto que, al menos, 10 generaciones de una misma familia de "artesanos", se dedicaran exclusivamente al tallado y pulido de la insólita calavera. Lo único cierto, es que ni los mas destacados museos del mundo han logrado arrancar el secreto de la perfecta elaboración del duro material. 

La hija de Mitchell Hedges dueña de la calavera del destino

Por si fuera poco, se afirma, que la talla de cristal de roca posee unas extrañas "cualidades" que tiene desconcertados a cuantos han tenido un estrecho vinculo con ella. Incluso se habla de una mortífera maldición, que hubiera acabado con la vida de algunas personas relacionadas con el descubrimiento, por no hablar del discutido asunto, planteado por el contactado venezolano Victor Hugo Cairos, que manifestaba que el cráneo se podía utilizar, como si se tratase de una bola de cristal, para ver escenas y paisajes del pasado, y tal vez del futuro... 

 
También se ha denunciado la presencia de extraños fenómenos (ruidos, luces, etc) en los lugares donde ha estado expuesto o guardado la particular joya. 
 
Lo que si se ha comprobado, es que la calavera posee unos primas ocultos en su base, que junto a las lentes pulidas de las cuencas de los ojos, producen un fascinante efecto luminoso, que provoca un brillo cegador si se le aplica un luz.
 

Todo esto a llevado a algunos expertos a especular con la posibilidad de que el cráneo fuera un objeto religioso de gran poder, utilizado en ancestrales rituales por una civilización desconocida, quizás , los descendientes de los míticos atlantes, como sospechaba el propio Mitchell-Hedges..

La Calavera del Destino

Hasta el momento, se han descubierto 8 calaveras (de 13 que habla en la leyenda), de origen ciertamente desconocido, en América y Asia. Algunas han sido datadas de la época de la civilización maya, sin embargo, también han sido halladas otras de finales del siglo XIX, que son calificadas como "buenas falsificaciones", por lo cual el número de verdaderas calaveras sería inferior.

Fotos de todas las calaveras (que se creen verdaderas) halladas.

Lo realmente misterioso e increíble de estos artefactos es su factura. Las calaveras (de 5 kilogramos) están talladas en una única pieza de cuarzo, y a simple vista no presentan imperfeciones, lo que ni con la majestuosa habilidad de los artesanos no podría conseguirse. Además, la Calavera del Destino, que fue hallada por la hija del explorador Mitchell-Hedges, no posee de haber sido trabajada ni a nivel microscópico, lo cual es teóricamente imposible. Para la realización de estas "esculturas", (recordemos que el cuarzo tiene una dureza de 7 sobre 10 en la escala de Mohs) se hubieran necesitado ¡300 años de trabajo continuo! (Y dejarían marcas de trabajo). Pero eso no es todo. La Calavera del Destino actúa ante la luz como lo hace un cráneo humano. Si colocamos un foco de luz delante de ella, los rayos de luz penetran por sus cuencas oculares; realizan el exacto camino que hacen las señales bioeléctricas por los nervios sensitivos y llegan a la zona exacta del cerebro donde son procesadas.
Asusta, ¿Verdad?
En el museo de París y en Londres, se hallan otras dos calaveras, la de Londres muy semejante a la hallada por Mitchell-Hedges y la otra, de menores dimensiones, se encontraba encabezando un báculo azteca del siglo XIV-XV. Sucesos paranormales han sido documentados por los trabajadores de los museos donde son expuestas.