El Ángel Metatrón y la Geometría Sagrada

Primero hay que definir quién es Metatrón así que:

 
Metatrón es el nombre de un ángel presente en el judaísmo y algunas ramas del cristianismo. Sin embargo no hay ninguna referencia a él en el Tanaj judío (el Antiguo Testamento de los cristianos) ni en el Nuevo Testamento cristiano.
 
 
Metatrón representado como el ángel mediador entre Dios y el hombre (ver imagen)
 

No hay consenso acerca de su génesis o del rol que representa en la jerarquía del cielo y el infierno.

En la versión talmúdica leída por el erudito karaíta Kirkisani, Metatrón es una figura misteriosa llamada «Yhwh menor».

Curiosamente, el término hebreo metatrón es numéricamente equivalente a Shaddai, de acuerdo con el gematría hebreo, por lo que se dice que tiene un ‘nombre como su amo’.

El Talmud también registra un incidente con Elisha ben Abuya, también llamado Aher (‘otro’), de quien se decía que había entrado en el Paraíso y había visto a Metatrón sentado (una posición que en el Cielo sólo se le permite a Yahvé mismo). Por lo tanto Elisha ben Abuya consideró que Metatrón era una deidad, y dijo: «¡Realmente hay dos poderes en el cielo!».

Los rabinos explican que a Metatrón se le permitió sentarse debido a su función como escriba celestial, que registra todos los hechos de Israel.

De acuerdo con una doctrina judía, Enoc fue llevado por Yahweh y transformado en Metatrón. Sin embargo esta opinión no es compartida por muchas autoridades talmúdicas.

También parece que existen dos Metatrones, uno de siete letras y otro de seis. El primero sería el Metatrón primordial y el segundo Enoc.

El Zohar llama a Metatrón «el Joven», y lo identifica como el ángel que guió al pueblo de Israel en el desierto, luego del éxodo desde Egipto, y lo describe como un sacerdote celestial.

También se menciona a Metatrón en los Seudoepígrafos, principalmente en el hebreo Libro de Enoc (también llamado el Tercer Enoc), en el cual reaparece su título como «el YHWH menor».

De acuerdo con Johann Eisenmenger, Metatrón transmite las órdenes diarias de Yahwéh a los ángeles Gabriel y Rafael.

A veces a Metatrón se lo identifica como hermano gemelo de Sandalfón, quien se dice que fue el profeta Elías.

Según el escritor Robert Graves, el término metatron sería una corrupción hebrea del griego metradromos (‘el que persigue con venganza’) o de meta ton thronón (‘más cercano al trono’).

 

El cubo de Metatrón

La fruta de la vida (un componente de la Flor de la Vida, un cuerpo de la geometría sagrada), está compuesto de trece círculos. Si cada círculo se considera un "nodo", y se conecta con el siguiente mediante una única línea recta, un total de setenta y ocho líneas resultan creadas. Así, el cubo de Metatrón es un cuerpo geométrico directamente obtenido de la "Fruta de la vida"; dentro del cubo se pueden encontrar otros cuerpos, como los dos modelos dimensionales de los cinco sólidos platónicos.

En las primeras escrituras cabalísticas se dice que Metatrón creó este cubo a partir de su propia alma. Esto se puede ver también en el arte cristiano, donde éste aparece sobre su pecho, o flotando detrás de él.

El cubo de Metatrón se considera también un glifo sagrado, y a veces se dibuja alrededor de un objeto o persona para protegerlo de los demonios y los poderes satánicos. Esta idea también aparece en la alquimia, en la que el círculo fue considerado un círculo de contención, o un círculo de 

Si observamos atentamente el cubo podemos ver que todo nace de la fruta de la vida que compone la más conocida “la flor de la vida”, esta contiene todas las fórmulas matemáticas, toda ley física y armonía musical. 
 
El cubo está compuesto en su representación tridimensional de 17 esferas y diversas estructuras reticulares. Cada círculo se considera un "nodo", y se conecta con el siguiente mediante una única línea recta, un total de setenta y ocho líneas resultan creadas. El cubo de Metatrón es un cuerpo geométrico directamente obtenido de la "Fruta de la vida"; dentro del cubo podemos encontrar otros cuerpos, como los dos modelos dimensionales de los cinco solidos platónicos. 
 
Se dice que el cubo metatrón puede ayudar a todos los seres humanos que empiezan nuevos proyectos, ya que él es un gran narrador y puede inspirarnos nuevas ideas espirituales y guardarlas en nuestros registros Akáshicos. 
 
Con la meditación sobre éste podemos desarrollar nuestra memoria holográfica, que nos muestra en imágenes el proceso de la Creación.  
 
Bueno pero viendo ahora sus principios matemáticos tenemos:

El Cubo de Metatrón

1.- Introducción

Vamos a intentar proporcionar un punto de vista no convencional del Cubo de Metratón. Ello no significa que sea mejor ni peor que otros, sino simplemente distinto. El objetivo es deducir la estructura tridimensional del Cubo.

Si buscas información sobre el Cubo de Metatrón, probablemente encontrarás la Flor de la Vida como punto de partida para construirlo. La Flor de la Vida tiene 19 círculos completos en su interior, pero hay 18 medios cŕculos que se pueden completar hacia el exterior. Si dibujas tu mismo la Flor, probablemente no dibujaràs estos medios círculos (Figura 1a) porque se expanderían hacia fuera:

 

   
(a) Flor de la Vida incompleta (b) La Flor de la Vida
Figure 1

 

 

En cualquier caso, si añades o completas los círculos restantes y quitas los dos círculos grandes exteriores, acabas con lo que mantengo que es la representación bidimensional del Cubo de Metatrón:

 

 
Figura 2: Representación bidimensional del Cubo de Metatrón

 

Esta figura puede verse como la proyecció bidimensional de un cubo en tres dimensiones hecho de 64 esferas tangentes. Aparentemente esta es la representación tridimensional correcta del Cubo de Metatrón:

 

 
Figura 3: Representación tridimensional del Cubo de Metatrón.

 

La representación bidimensional del Cubo de Metatrón que se puede encontrar en todas partes está formada a partir de la Flor de la Vida, pero completando dos capas de círculos exteriores en lugar de una. Uno acaba entonces con un montón de círculos que se hace difícil trasladar a una figura tridimensional. La gente utiliza la figura resultante para "mostrar" que esta red ampliada parece contenerlos cinco Sólidos Platónicos y la estrella tetraedro en su interior. De ello se podría inferir que la correspondiente estructura tridimensional del Cubo también debería contener esos sólidos, lo cual creo que no es cierto en todos los casos.

Los objetivos de este artículo son los siguientes: mostrar como se puede llegar a la representación tridimensional del Cubo de Metatrón de la Figura 3; estudiar la red interna que soporta sus esferas; mostrar que esta red soporta la construcción tridimensional de algunos sólidos a diferentes escalas (tetraedro, octaedro, cubo, estrella tetraedro, ...) pero no de otros (como el icosaedro o el dodecaedro); y mostrar dónde están exactamente localizados estos sólidos dentro de la red del Cubo.

2. - ¿Por dónde empezar?

Después de muchas horas de contemplar el patrón de la Flor de la Vida y dibujar muchos borradores, un puede darse cuenta que el primer hexágono en el patrón de la Semilla de la Vida (las primeras siete esferas en el proceso de construcción de la Flor de la Vida) podía verse como la proyección de un octaedro (Figura 4). Esta fue la primera pista en la dirección correcta:

 

 
Figura 4: El hexágono central en el patrón de la Semilla de la Vida puede verse como la proyección de un octaedro tridimensional.

 

Esto hace pensar que la estrella tetraedro, que es un octaedro estrellado, podría ser también una pieza básica del Cubo de Metatrón. De hecho, la estrella tetraedro es muy importante a diversas escalas: es la forma de nuestro cuerpo de luz, el Mer Ka Ba, pero también se ha reconocido en la estructura energética interna de planetas y estrellas.

 

 

Figura 5: La red interna de la estrella tetraedro. Contiene un octaedro en el centro, y ocho tetraedros que estrellan cada una de sus caras.

 

A continuación mostramos una representación de la proyección ortogonal del octaedro (izquierda) y la estrella tetredro (derecha) en el plano X-Y (vista desde la parte de arriba de la Figura 5). Si el cuadrado interno está en el plano z=0 y la longitud de la arista es 1, entonces los vértices centrales superior e inferior del octaedro, y los vértices exteriores del octaedro estrellado, tienen altura z=1/2.

 

   
(a) Vista XY de un octaedron

(b) Vista XY de un octaedro estrellado

Figura 6

 

Estando extrictamente en el plano XY, el cuadrado exterior de la proyección del tetraedro estrella de la Figure 6b parece haber crecido un factor 2a partir del cuadrado central que representa un octaedro. Este proceso se podría iterar dos veces más hasta llegar a una medida que pueda contener cuatro estrellas tetraedro. El lado del cuadrado final será el doble del lado del cuadrado original (Figura 7).

 

     
(a) Un tetraedro estrella "crecido" a partir de un octaedro central.

(b) Otra iteración de crecimiento. Esta etapa intermedia tiene espacio para ocho octaedros.

(c) Una segunda iteración ahora deja espacio para cuatro octaedros estrellados.

Figura 7

 

3.- La red interna del Cubo de Metatrón

El patrón de crecimiento anterior puede extrapolarse a tres dimensiones. Pongamos dos estrellas tetraedro de lado (Figura 8). Si miramos a la parte inferior central de la figura, veremos que hay otra (media) estrella tetraedro central. Por lo tanto vemos que una estrella tetraedro central puede rodearse de cuatro estrellas tetraedro más, y cada una comparte con ella dos tetraedros.

 

 
Figura 8: Dos estrellas tetraedro puestas de lado.

 

Ahora la pregunta es: ¿cómo puede completarse esta estructura para convertirse en la red tridimensional del Cubo de Metatrón?  La alternativa preferida (existe otra alternativa que se discutirá al final de este artículo) es apilar otra capa de cuatro estrellas tetraedro encima de la primera, como se muestra en la figura siguiente:

 

 
Figura 9: Ocho estrellas tetraedro forman la red interna del Cubo de Metatrón

 

Se puede llegar a asumir de que ésta es la estructura interna, la red de soporte del Cubo de Metatrón. Se verá  más adelante que esta estructura contiene otros sólidos a parte de estos "bloques constitutivos", las estrellas tetraedro.

Puede observarse que esta red es simétrica: lo que se ve desde arriba es lo mismo que se vería desde cualquiera de los otros cuatro lados y desde abajo. La figura siguiente muestra una proyección XY de la red, a partir de la cual se pueden extraer las coordenadas de cada vértice. El octaedro central de cada estrella tetraedro se muestra en gris.

 

 
Figura 10: Una proyección XY de la red interna del Cubo de Metatrón. la estructura tiene 4 capas verticales separadas por una altura.
 

 

4.- ¿Dónde ubicar las esferas?

Ahora se plantea otra cuestión: ¿dónde ubicamos las esferas? Porque el número de vértices de esta estructura es exactamente 63, un número impar. Si pusiéramos una esfera en cada vértice, obtendríamos una estructura tridimensional muy distinta del patrón que parece sugerir la Flor de la Vida completada (véase la Figura 2). Cuando uno mira detenidamente esta red, puede apreciar que hay cuatro tetraedros entre cada grupo de tres vértices extremos. Podemos ver que en la capa superior estos suman una total de 16 tetraedros equiespaciados (Figura 9). Y esta red de tetraedros también se encuentra otras tres veces por debajo de la capa superior, con lo cual tenemos 64 tetraedros equiespaciados en esta estructura: ¡¡el número exacto que necesitamos para reproducir el el Cubo de Metatrón tridimensional mostrado en la Figura 3!!

El físico Nassim Haramein fue el primro en "descubrir" esta red. Él la llama la red de 64 tetraedros. En su documental reciente titulado "Black Hole" explica el proceso que siguió hasta decodificar esta red. Haramein argumenta que esta red establece la estructura misma del vacío. La figura siguiente muestra dos vistas de las coordenadas proyectadas de los vértices de la red (en rojo) y de las esferas (en verde). Cada esfera está ubicad en el centro de uno de los tetraedros:

 

     
(a) Proyección XY de la red interna del Cubo de Metatrón. Cualquier par de puntos rojos horizontales o verticales están separados por la longitud de la arista. Los puntos verdes indican los centros de las esferas.    

(b) Proyección YZ de la misma red (no a escala). Cada par de vértices horizontales adyacentes están separadospor la longitud de la arista, mientras que cada par de vértices verticales están separados por 1/2veces la longitud de la arista.

Figura 11

 

5.- Entrando en la red

Ahora vamos a sumergirnos en esta red para ver qué sólidos pueden encontrarse en su interior. La figura precedente sugiere que hay diversos octaedros, algo que ya suponíamos ya que ese fue porque ese  el punto de partida. Podemos ver en la Figura 11 que hay exactamente 14 pequeños octaedros en la red. Hay un grupo central de cuatro, destacado en violeta en la Figura 11b, más otras dos capas de cinco octaedros arriba y cinco abajo, cada una de ellas en forma de cruz destacada en verde en la Figura 11b. La figura siguiente muestra algunas vistas tridimensionales de esta red de octaedros:

 

   

(a) Capa central de octaedros: vista frontal

(b) Capa central de octaedros: vista superior
     

(c) Todos los octaedros: vista frontal

(d) Todos los octaedros: vista diagonal  

(e) Todos los octaedros: vista superior

Figura 12: Octaedros dentro de la redHaciendo click sobre las imágenes (c)-(d) aparece un modelo 3D que se puede rotar, ampliar y mover.

 

La red completa dentro del Cubo de Metatrón resulta de estrellar todos estos octaedros. Notése que todos los octaedros estrellados comparten entre sí almenos dos tetraedros con sus vecinos.

Algunos de ustedes se habrán percatado de que los octaedros de la red mostrada en la Figura 12c-e contienen un  octaedro grande en su centro. Se trata de un octaedro con arista doble de la de sus bloques constituyentes. Aquí se muestran un par de vistas 3D de este octaedro más grande:

 

         
(a) Octaedro grande formado por seis octaedros más pequeños.                 (b) La red tridimensional real que constituye este octaedro mayor. Resulta interesante pensar qué estructura queda al truncar los vértices exteriores de este octaedro...
Figura 13 

 

Para obtener la red interna completa dentro del Cubo de Metatrón partiendo de este octaedro se tienen que seguir dos pasos: en el primer paso, se estrella el octaedro grande, obteniendo un octaedro estrellado grande que también está contenido dentro de la red del Cubo (Figura14a). Después de esto, en un segundo paso de tienen que estrellar los octaedros pequeños que componen cada uno de los tetraedros medianos que estrellan el gran octaedro central (Figura14b). Podríamos decir que el proceso de estrellado se lleva a cabo de forma fractal a dos escalas.

 

        
(a) El octaedro grande central también se puede estrellar (sólo se muestra una cara) dando lugar a un octaedro estrellado grande que también está presente en la red interna del Cubo de Metatrón.             (b) Para obtener la red completa, se debe estrellar los octaedros pequeños situados en el centro de los tetraedros medianos que a su vez estrellan el gran octaedro central. Un proceso de estrellado fractal!
Figura 14

 

6.- En el núcleo del Cubo de Metatrón

¿Han adivinado ya qué estructura queda en el medio después de quitar todas las pieza externas de la red? Sí, es un cuboctaedro, uno de los Sólidos Arquimedianos. Estrictamente hablando, la estructura contiene un vértice central; es lo que Buckminster Fuller llamó el vector de equilibrio (Figura 15a). Citando a Maurice Starck "es la única configuración espacial en la cual la longitud de las aristas poliédricas es igual a la distancia radial desde su centro de gravedad hasta cualquier vértice ". Así pues esta estructura es muy significativa. Tiene exactamente 13 vértices: uno central, más los exteriores que definen 12 direccciones en el espacio. Creo que esta estructura está en el centro del proceso de creación de vida (véase el artículo sobre el Huevo de la Vida).

 

         
(a) En un cuboctaedro o vector de equilibrio, tanto las aristas exteriores como las radiales tienen la misma longitud.   (b) El cuboctaedro puede hallarse en el patrón de la Flor de la Vida.   (c) Una vista tridimensional del cuboctaedro.
Figure 15

 

Ahora vamos a ver lo que sucede cuando la estructura del vector de equilibrio (de ahora en adelante, cuboctaedro) crece para alcanzar la red interna completa del Cubo de Metatrón. En realidad lo que tenemos que hacer es "expandir" el cuboctaedro original añadiendo un cuboctaedro adicional a cada una de las 12 direcciones distintas del espacio. Primero se pueden añadir en las cuatro direcciones del plano horizontal (Figura 16a) y luego añadirlos en cada una de las cuatro direcciones "diagonales" hacia a arriba y hacia abajo (Figura 16b).

 

             

(a) Añadiendo un cuboctaedro siguiendo una de las cuatro direcciones horizontales.

  (b) Añadiendo un cuboctaedro siguiendo una dirección diagonal hacia la capa de arriba (igual hacia abajo).
Figura 16

 

¿Adivinas cual es el resultado final? Sí, lo has acertado de nuevo: obtienes un cuboctaedro grande (en realidad un vector de equilibrio) también contenido dentro de la red del Cubo de Metatrón. Este cuboctaedro tiene una arista doble de la del cuboctaedro original. Si estuviéramos hablando de música, diríamos que suena en la siguiente octava. Este cuboctaedro grande tiene exactamente 55 vértices, y contiene 56 de las 64 esferas del Cubo de Metatrón. La figura siguiente ilustra las caras triangulares y cuadradas de este cuboctaedro grande. Para obtener la red completa del Cubo de Metatrón simplemente hay que añadir un tetraedro pequeño a cada cara tringular, como se muestra en la Figura 14b más arriba.

 

                

(a) La cara triangular del cuboctaedro grande de la siguiente octava.

  (b) Otra vista de la cara triangular.   (c) La cara cuadrada del cuboctaedro grande de la octava siguiente.
Figura 17

 

Obsérvese que este proceso de crecimiento fractal podría iterarse de forma indefinida. Y no sólo hacia el exterior (doblando la longitud de la arista) sino también hacia el interior (reduciéndola a la mitad). Por ello Nassim Haramein llama al punto central del cuboctaedro la singularidad. Este compotamiento fractal se puede observar en toda la Naturaleza. La figura siguiente muestra que el patrón de la Flor de la Vida en realidad contiene tres iteraciones del crecimiento del cuboctaedro. Como pasa a menudo, las cosas se esconden a simple vista:

 

             

Figura 18: Cuboctaedros de tres escalas distintas contenidos en el Cubo de Metatrón. Este crecimiento fractal puede iterarse de forma indefinida tanto hacia el exterior como hacia el interior.

 

7.- Otra alternativa para la red interna

Se ha descubierto recientemente que la red que soporta el Cubo de Metatrón en realidad tiene dos posible soluciones. Se ha presentado la primera de ellas porque se cree que es la más probable. La otra posible red, aunque también soporta los centros de las 64 esferas, no permite construir Sólidos Sagrados grandes en su interior. 

La capa de cuatro estrellas tetraedro mostrada en la Figura 9 puede crecer de una forma diferente: en lugar de poner otra capa igual de cuatro estrellas tetraedro encima, podemos poner media capa de estas encima y media debajo. La Figura 19a muestra la red después de completarla com media capa por debajo. La Figura 19b muestra la red alternativa final. 

 

     
(a) Completando una capa de cuatro tetraedros estrella con media capa por debajo.   (b) La red interna alternativa para el Cubo de Metatrón.
Figura 19

 

La Figura 20 muestra una vista superior de las dos redes. En la red que estamos revisando, se puede apreciar una capa de cuatro tetraedros estrella (Fig 20a). En la segunda red, hay una capa de cinco cuboctaedros (Figura 20b).

 

     
(a) La red propuesta para el Cubo de Metatrón está compuesta de dos capas de cuatro tetraedros estrella puestas una encima de la otra.   (b) La red alternativa está compuesta de dos capas de cinco cuboctaedron una encima de la otra.
Figura 20

 

Puede observarse que la red alternativa contiene una estrella tetraedro en el centro en lugar de un cuboctaedro. Dicho de otro modo, la red que proponemos ha crecido a partir de un cuboctaedro central (Figura 21a) mientras que la red alternativa ha crecido a partir de una estrella tetraedro central (Figura 21b).

 

     
(a) La red propuesta contiene dos capas de cuatro estrellas tetraedro con un cuboctaedro como elemento central.   (b) La red alternativa contiene dos capas de cinco cuboctaedros con una estrella tetraedro como elemento central.
Figura 21

 Toda esta representación matemática viene de un concepto desde la fecundación del óvulo hasta el desdoblamiento de las células ver figura 22.