Según la historia oficial, es decir, la que estudiamos en la escuela, Hitler murió en su bunker… ¿cómo? pues se suicidó con un tiro en la sien antes de que las fuerzas aliadas llegaran.

 

En definitiva, su muerte significó la concluyente derrota de la Alemania nazi, sin embargo, hasta la fecha, existen muchos misterios en torno a su muerte entre los cuales se encuentran, las historias que afirman que Hitler y Eva Braun –la asistente, amante y finalmente esposa del dictador– sobrevivieron y escaparon a Argentina.

 

Sin duda, esta versión ya la has escuchado con anterioridad, pero, quizá no tan a detalle cómo te la contamos a continuación…

 

Durante el mes de abril de 1945, mes en el que Adolf Hitler cumpliría 56 años, las fuerzas aliadas entraron en Alemania, ganando cada batalla y haciendo retroceder al ejército nazi. Los allegados a Hitler le sugirieron escapar a las montañas de Bavaria, donde combatirían hasta el final, pero el Führer se negó rotundamente, había tomado la decisión de permanecer en Berlín hasta el último momento.

 

Así pues, el 29 de abril de ese año, un día antes de la fecha oficial de la muerte de Hitler, las tropas rusas estaban ya en la capital alemana. Para entonces, Hitler hizo firmar a Hans Krebs, Wilhelm Burgdorf, Joseph Goebbels y Martin Bormann como testigos de su testamento y última voluntad.

 

Al día siguiente hubo una serie de suicidios en el bunker de Hitler, donde los oficiales nazis restantes terminaron con sus vidas. Hubo muchos que escaparon, pero Hitler y su familia, según la historia oficial, no lo hicieron. Cuando las tropas rusas entraron al bunker encontraron los cuerpos de Hitler y Eva Braun, y en una acción similar a lo ocurrido con el cuerpo de Osama Bin Laden, incineraron y desaparecieron sus cuerpos.

 

Es aquí donde se despiertan las sospechosas y surgen las nuevas teorías. Por poner solo, un ejemplo. Cuando Miguel Hidalgo es capturado y luego fusilado, los realistas se aseguraron de “pregonar” su triunfo sobre los insurgentes exhibiendo la cabeza del Padre de la Patria en una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas en la ciudad de Guanajuato. Así sucedió en la Revolución Francesa, la Rusa, etc. Cuando se derrota a un enemigo, se exhibe, ya sea vivo o muerto, como botín de guerra. Muy extraño es el hecho de que el, hasta ese momento, considerado como uno de los peores enemigos de la humanidad, simplemente se haya incinerado sin mostrar prueba alguna de que en realidad ya no sería un problema más para la seguridad mundial.

 

Así pues, cuando los aliados decidieron hacer la autopsia del cadáver de Hitler, hubo varias inconsistencias. Comenzando por que los únicos testigos fueron militares rusos, y jamás se mostró ninguna evidencia de que los cadáveres se hubieran incinerado.

 

Sin embargo, de acuerdo a los documentos desclasificados del FBI publicados recientemente, se ha comenzado a demostrar que no sólo fue Hitler y el suicidio de Eva Braun un montaje, sino que la pareja podría haber tenido la ayuda del director de la OSS de los Estados Unidos en Suiza, Allen Dulles.

 

En el documento del FBI obtenido y publicado por el diario “Los Angeles Times”, se revela que la agencia estaba al tanto de un misterioso submarino haciendo su camino por la costa argentina desembarcando a los oficiales nazis de alto nivel. Lo que es aún más sorprendente, es el hecho de que el propio FBI sabía que Hitler estaba acabó viviendo a las faldas de los Andes.

 

Asimismo, en agosto de 1945, un informante no identificado acordó intercambiar información por asilo político. Lo que él dijo a los agentes fue realmente sorprendente… El informante no sólo sabía que Hitler estaba en Argentina, sino que además él fue uno de los cuatro hombres confirmados que se habían reunido con el führer y su grupo, cuando estos desembarcaron desde los submarinos dos semanas y media después de la caída de Berlín. Al parecer, dos submarinos habían desembarcado en la costa Argentina, y Hitler, con Eva Braun, estaba a bordo del segundo.

 

El gobierno argentino no sólo dio la bienvenida al ex dictador alemán, sino que también lo ayudó en su escondite. El informante prosiguió no sólo dando direcciones detalladas de los pueblos por donde Hitler y su comitiva habían pasado, sino también detalles físicos creíbles que hacían referencia al ex dictador alemán.

 

Lo sorprendente del caso, es que incluso con una descripción física detallada y con direcciones confirmadas, el FBI se negó a dar seguimiento a las relevantes pistas. Incluso con pruebas contundentes de la llegada de un submarino alemán U-530 a las costas argentinas, y con un montón de relatos de testigos oculares de oficiales alemanes, nadie se dignó a investigar. A continuación, se muestra el acta desclasificada por el FBI…

Asimismo, los escritores británicos Simon Dunstan y Gerrard Williams, publicaron un libro titulado Grey Wolf: The Escape of Adolf Hitler (Lobo Gris: El Escape de Adolfo Hitler) donde exponían esta misma teoría. Quizá, la evidencia más contundente de que Hitler sobrevivió a la caída de la Alemania nazi se encuentra en Rusia. Con la ocupación soviética de Alemania, los supuestos restos de Hitler fueron rápidamente ocultados y enviados a Rusia, para nunca ser vistos nuevamente sino hasta 2009, cuando se permitió a un arqueólogo del estado de Connecticut, Nicholas Bellatoni, realizar las pruebas de ADN en uno de los fragmentos de los cráneos recuperados.

 

Lo que descubrió, desató gran polémica dentro de las comunidades académicas que tratan la historia universal. No sólo el ADN no coincida con cualquier registro encontrado de muestras que se cree pertenecían a Hitler, sino que tampoco coincide el ADN de Eva Braun con el de alguno de sus familiares. Aquí la pregunta sería… ¿era realmente Adolf Hitler y Eva Braun quienes los soviéticos afirmaron encontrar en el bunker de Berlín?

 

Incluso el ex general y presidente Dwight D. Eisenhower y el propio Stalin en su momento expresaron su preocupación de que Hitler estuviera con vida y oculto en la comodidad de la nación argentina.

 

Por otro lado, el periodista argentino, Abel Basti, autor del libro, "Tras los pasos de Hitler", relata el paso del Führer por territorio sudamericano bajo distintas identidades. Con ello, Basti retracta la historia oficial que asegura que el alemán se suicidó una vez que la Segunda Guerra Mundial ya estaba perdida.

 

Basti confirma que el líder nazi se movió con cierta libertad en territorio patagónico, y vivió en un campo cercano a la ciudad de Bariloche, con el nombre de Adolf Schütelmayor, pero luego de la caída de Perón en 1955, tuvo que refugiarse en Paraguay identificándose como Kurt Bruno Kirchner.

 

Escéptico a las primeras versiones que el periodista conoció sobre la estadía de Hitler por tierras sudamericanas, que no creyó porque "tenía en la cabeza la verdad oficial", cuenta que en la medida que se movía en círculos alemanes del sur, y otras partes del país, comenzó a ver esa posibilidad como real y la terminó creyendo cuando empezó a entrevistar a testigos que habían estado con Hitler en Argentina.

 

El autor también señala en su libro que el Führer "no vivió enclaustrado" y estuvo radicando en Brasil, Colombia y Paraguay. La fuga del jerarca alemán "no hubiera sido posible sin un acuerdo militar entre los nazis y los norteamericanos, que consistía en la salida de Alemania de hombres, divisas y tecnología militar para reutilizar todo esto contra el comunismo, o sea, en contra de Rusia, a cambio de inmunidad para los nazis y el reciclaje de estos en la estrategia bélica norteamericana.

Hasta este punto, las evidencias respecto a que Hitler no murió en Berlín, Alemania, son mucho más contundentes respecto a la versión rusa de que así sucedió. Cierto o no, este caso no es el único en la historia que habla de un encubrimiento de este tipo.

Hitler y algunos seguidores en el Edén Hotel La Falda en Córdoba, Argentina

Casa de Eva Braun en, Santo Domingo, Soconusco, Chiapas, México

Existe un documental del History Channel, que está basado en muchas evidencias, que indican que probablemente Hitler escapó de Alemania y huyó a bordo de un submarino y aparentemente llegó a la Argentina, específicamente a Bariloche, cerca del lago Victoria (también llamado Nahuel Huapi) ,en una de sus islas.
 
Es muy probable que esto pueda ser cierto, yo he estado allí y la población de la región es primordialmente de origen alemán e incluso allí la inteligencia Judia capturó a Adolf Eichman, uno de los asesinos de julios más grande.
 
Esta teoría recientemente se ve reforzada ya que hace algunos meses se descubrió en el metro de Berlín un muro falso que al demolerlo lleva un pasaje directamente a los sótanos del búnker de Hitler, haciendo ahora dudar a los investigadores de la hipótesis de que Hitler se suicido junto con su amante Eva Brown en el Búnker.
 
Quiero hacerles algunas acotaciones:
 
Supuestamente el cráneo que los rusos rescataron de las excavaciones del búnker y que se atribuía a Hitler, recientemente fue estudiado por un equipo de científicos americanos y dio como resultado de dicho estudio que el cráneo era de mujer.
 
Rusia excavó,al rededor del búnker sin encontrar jamás ninguna evidencia de los cadáveres de Hitler y/o Eva Brown.
 
Es por eso que es muy probable que  Hitler haya escapado.
 
Las investigaciones para verificar la muerte de Hitler hechas por la KGB y el FBI, terminan abruptamente dando por hecho su suicidio, ¿sin concluir sus investigaciones?, esto es curioso, lo mismo que el Vaticano a través de la Cruz Roja dio salvo conductos para salir de Europa a muchos de estos asesinos Nazis, ¿porque? y/o ¿a cambio de que?
 
Y por último es muy poco sabido que Eva Brown vivió en Tapachula, en donde aún hoy se conserva la casa donde vivió (hoy es un restaurante), y esa región también está poblada por muchos descendientes de alemanes hoy hacendados cafetaleros de la región del Soconusco en una región que se llama Nueva Alemania. Y curiosamente se cuentan historias en la región, que los submarinos nazis paraban allí a  abastecerse de agua, frutas y café y otros avituallamientos, para seguir luego su curso.
 
Cito textual 
 
"Don Carlos Pérez Alvarado es uno de los 18 ejidatarios adheridos a la asociación que se encarga de llevar las riendas de la Casa Grande en Santo Domingo.
Sentado en un sofá del hotel adherido al atractivo turístico, narra cómo en tiempos de Lázaro Cárdenas del Río se logró la expropiación de 600 de 900 hectáreas que abarcaba la propiedad de don Enrique Brown, un cacique alemán que llegó en 1929 a Chiapas para dedicarse a la cosecha del café. De esta forma, nació el ejido que hoy lleva por nombre Santo Domingo.
Como si se tratase de una leyenda, don Carlos narra y explica el rumor acerca de que Adolfo Hitler caminó por la enorme mansión antigua en tiempos de guerra, cuando Alemania estaba dividida. El histórico hombre decidió emprender la huída hacia Chiapas y refugiarse en este lugar, donde vivía su ex mujer, Eva Brown, hermana de don Enrique Brown.

"Dicen, pero nadie sabe a ciencia cierta (...) lo que sí es convincente es que la mujer que algún tiempo vivió un amorío con Hitler era hermanita de don Enrique; eso me cuenta mi padre, que ya está viejito, ¡pero saber!", afirma con un gesto de sabiduría el ejidatario.
Haya o no visitado la casona el führer, el mítico lugar da tantas historias por contar, como la forma en que el hábitat ha evolucionado y las especies animales que han desaparecido, como el venado, según consta en la memoria del entrevistado ya con años encima.
La gente de la región afirma Don Carlos Pérez Alvarado es uno de los 18 ejidatarios adheridos a la asociación que se encarga de llevar las riendas de la Casa Grande en Santo Domingo.
Sentado en un sofá del hotel adherido al atractivo turístico, narra cómo en tiempos de Lázaro Cárdenas del Río se logró la expropiación de 600 de 900 hectáreas que abarcaba la propiedad de don Enrique Brown, un cacique alemán que llegó en 1929 a Chiapas para dedicarse a la cosecha del café. De esta forma, nació el ejido que hoy lleva por nombre Santo Domingo.
Como si se tratase de una leyenda, don Carlos narra y explica el rumor acerca de que Adolfo Hitler caminó por la enorme mansión antigua en tiempos de guerra, cuando Alemania estaba dividida. El histórico hombre decidió emprender la huída hacia Chiapas y refugiarse en este lugar, donde vivía su ex mujer, Eva Brown, hermana de don Enrique Brown.
"Dicen, pero nadie sabe a ciencia cierta (...) lo que sí es convincente es que la mujer que algún tiempo vivió un amorío con Hitler era hermanita de don Enrique; eso me cuenta mi padre, que ya está viejito, ¡pero saber!", afirma con un gesto de sabiduría el ejidatario.
Haya o no visitado la casona el führer, el mítico lugar da tantas historias por contar, como la forma en que el hábitat ha evolucionado y las especies animales que han desaparecido, como el venado, según consta en la memoria del entrevistado ya con años encima.
Don Carlos afirma que más allá de tratarse de ignorancia, el sitio guarda su tradición y recibe sólo dinero mexicano, se resiste a la globalización a pesar de tantas nacionalidades que convergen en el lugar enclavado en la montaña. "Ni las tarjetas pasan, puro peso mexicano, ni quetzal ni dólar, menos euro", dicen.
Santo Domingo es todavía una parte del mundo virgen que no ha sido invadida por la irracionalidad del humano. Sitio propicio para la cosecha del café, para el consumo del chocolate y el pan, del plátano en tres de sus variedades: macho, seda y manzana. 
Puede que Hitler haya caminado por esas sendas bastas en verdes agresivos, en arroyos de aguas diáfanas que aún se conservan, entre flora y fauna hoy extinta. Nadie lo sabe, lo único certero es que esa tierra donde a diario llueve conserva una idiosincrasia que no muere y se fortalece día a día con las historias que su gente cuenta, con servicios y cortesías que ofrece al visitante una naturaleza que da de comer a propios y extraños, sin olvidar una casona patriarcal en medio de la naturaleza donde, dicen, estuvo uno de los hombres más importantes de la historia universal.
Murió Hitler, su leyenda sigue viva en el Soconusco."

La Fuga de Hitler

El muro falso en el metro de Berlín

Les comparto este video que me pareció muy didáctico con relación al descubrimiento del pasadizo al Metro de Berlín desde el Búnker de Hitler

Así que aquí les va, espero les agrade

El falso muro en el metro de Berlín